Soluciones para trabajadores de más de 100 kg.

29/10/12

Una herramienta de PETZL que plantea soluciones materiales, en función del peso del usuario y de su equipación.
¡Un trabajador con su equipo puede pesar más de 100 kg!

INTRODUCCIÓN
Algunos productos Petzl marcan «100 kg». Solamente las normas EN 341 (descensores), EN 12841 (acceso por cuerda) y EN 813 (arneses de asiento) permiten la certificación para masas superiores a 100 kg. Para el resto del material, las normas europeas imponen ensayos con una masa de 100 kg. Las exigencias normativas sólo cubren parcialmente las consecuencias de caídas de los usuarios de 100 a 140 kg con su equipo.

Petzl ha realizado una serie de ensayos para masas hasta 140 kg y propone tres soluciones adaptadas a los esfuerzos generados en el material y el usuario.

La caída de una masa de 140 kg aumenta un 40 % la energía ejercida sobre el sistema, en relación a la de un usuario de 100 kg. Si el material no es capaz de absorber esta energía adicional, existen dos soluciones posibles: utilizar un material con una capacidad de absorción de energía superior o modificar la situación de trabajo para reducir la altura de caída potencial.

Solución 1: Reducir la altura de caída
La altura de caída potencial puede reducirse disminuyendo la longitud del elemento de amarre.

 Solución 2: Aumentar la capacidad de absorción del sistema
Utilizar un material que pueda absorber hasta un 40 % de energía adicional.

 Solución 3: No cambiar nada
La capacidad de absorción del sistema es suficiente.

 LA RESISTENCIA DEL MATERIAL A UN ESFUERZO ESTÁTICO

Es la capacidad del material para retener una masa en suspensión.
La resistencia estática de los EPI certificados como anticaídas, o para el posicionamiento, está comprendida entre 10 kN (1000 kg) y 30 kN (3000 kg) dependiendo de los equipos.
Así un peso de 140 kg es 7 a 20 veces inferior a la capacidad de resistencia del material nuevo.

CAPACIDAD DINÁMICA DEL MATERIAL
Es la capacidad del material para retener y/o amortiguar una caída. Ejemplo con ABSORBICA-Y MGO 150 (L70150 IM): la caída de un usuario de 140 kg con su equipo sobrepasa la capacidad de amortiguación del absorbedor de energía.

Los EPI certificados como anticaídas pueden absorber la energía de una masa de 100 kg que cae de 4 m de altura, es decir, unos 3900 J (norma EN 353-2).

La energía generada en una caída es directamente proporcional al peso del sujeto: E = mgh Un usuario de 140 kg genera un 40 % de energía adicional que uno de 100 kg para la misma caída (5494 J contra 3920 J). Esta energía adicional supera la capacidad de absorción del sistema, la fuerza de choque entonces puede sobrepasar los 7 kN.
La detención de una caída consiste en frenar el cuerpo en movimiento hasta detenerlo.
 

El frenado puede ser rápido (impacto brusco) o amortiguado (impacto reducido). Es la capacidad de absorción del material (absorbedor de caída o elemento de amarre dinámico) que permite aumentar el tiempo de frenado para reducir la fuerza de choque. Con un sistema rígido, el esfuerzo en el sistema supera fácilmente los 15 kN y más, incluso para las pequeñas caídas de factor inferior a 1.

RESISTENCIA DEL CUERPO HUMANO A UN ESFUERZO DINÁMICO
Fc = md
Fc = fuerza de choque expresada en kN
m = masa del usuario con su equipo en kg
d = desaceleración expresada en G, correspondiente a «n veces» la desaceleración de la gravedad en la superficie de la Tierra, es decir, 9,81 m/s²
Es la capacidad del cuerpo para soportar la detención de una caída. El frenado de una caída puede ser rápido (choque breve y brusco) o progresivo (choque amortiguado, tiempo de frenado más largo). Para una velocidad de caída determinada, el tiempo entre el inicio del frenado y la detención total del movimiento determina el valor de desaceleración, expresado en G. Las normas europeas se basan en estudios que fijan la desaceleración máxima aceptable a 6 G para un trabajador en altura. Partiendo de una desaceleración que no supere los 6 G, la fuerza de choque soportada por el usuario varía en función de su peso: Fc = md

Los absorbedores Petzl están diseñados para respetar 6 G de desaceleración en la caída de un usuario de 100 kg. La fuerza de choque transmitida al cuerpo entonces cumplirá con el valor de la normativa de 6 kN: Fc = 100*6*9,8 = 5,9 (6 kN).
Fc  para  100 kg y 6 G = 100 x 9,81 x 6 = 5,9
Fc  para  120 kg y 6 G = 120 x 9,81 x 6 = 7,1
Fc  para  140 kg y 6 G = 140 x 9,81 x 6 = 8,2
La misma desaceleración para un usuario de140 kg impondrá una fuerza de choque superior: Fc = 140*6*9,8 = 8,2 (8 kN). Se sabe que el cuerpo no sufre ninguna lesión siempre que la desaceleración sea inferior o igual a 6 G. Petzl admite que una fuerza de choque hasta 8 kN es aceptable para un usuario de 140 kg (con el equipo incluido).
Del mismo modo, se puede aceptar una fuerza de choque. Fc = 120*6*9,8 = 7,1 (7 kN) para un usuario de 120 kg (con el equipo incluido).
En ciertas situaciones, Petzl acepta que un usuario de más de 100 kg pueda soportar una fuerza de choque superior a 6 kN, siempre que la desaceleración máxima esté limitada a 6 G.

 

 Fuente: PETZL

SUBIDA AL PICO BONALES (Proyecto 8×8)

19/10/12

SUBIDA AL PICO BONALES, 1055 m. (Arroyomolinos de León, Huelva)

Fecha: sábado 17 de noviembre de 2012
Desnivel: 450 m. positivos aprox.(sin acumular)
Tipo: lineal por pista forestal, sendero y campo a través.
Distancia: 14 km aprox (ida y vuelta)
Itinerario: Arroyomolinos de León – Pico los Bonales – Arroyomolinos de León.

Descripción: ruta asequible en uno de los parques naturales mas bonitos de Andalucía, el Parque Natural de la Sierra de Aracena. La ruta la iniciamos desde la localidad de Arroyomolinos de León (535 m), en el norte de la provincia de Huelva, para ir ascendiendo paulatinamente por pista forestal, sendero y campo a través hasta alcanzar la cumbre del Bonales (1.055 m) situada en la frontera entre Andalucía y Extremadura, junto a la Sierra de Tentudía. Posteriormente, y después de realizar un pequeño descenso, tendremos la oportunidad de ascender, si el tiempo nos lo permite, a la cumbre del Tentudía (1.110 m), situado ya en la provincia de Badajoz.

Precio actividad: socios gratis, no socios 10 €.

Inscripciones: se podrán enviar a verticalia@clubverticalia.com, debidamente cumplimentadas, junto con el resguardo del pago de 10 € para los no socios.
Plazo inscripción: del 10 de octubre al 14 de noviembre. No se admitirán inscripciones fuera de ese plazo.

PUEDE SER SUSPENDIDA POR MAL TIEMPO O CUALQUIER OTRA CIRCUNSTANCIA QUE LOS ORGANIZADORES ESTIMEN QUE PUEDA PONER EN RIESGO EL DESARROLLO NORMAL DE LA ACTIVIDAD

www.clubverticalia.com

MONT BLANC, diario de un viaje.

11/10/12

Diario de viaje…ascensión al Mont Blanc, por la ruta normal.

 

Jueves 23 de agosto

 Habíamos quedado a las 06:00 am en la Plaza de las Tres Culturas de Córdoba, Ricardo Guerrero, José Baena, Antonio Castro, Víctor Morillas y el que suscribe. A las 06:30 ya estaba el vehículo comercial de Sur Vertical hasta arriba de petates, mochilas y como no la trolley de Víctor, una pequeña maletita en la que llevar lo mas preciado de una persona…quién se lleva una trolley a los Alpes, en un viaje meramente montañero?…pero bueno…no lo entendía, y mas, cuando pocas horas antes había estado en una habitación de mi casa pensando que qué me podría llevar, además de mi mochila con todo el equipo, para poder echar algunas cosillas de uso personal y que seguro no me acompañarían a la cumbre, al final…me decidí por una pequeña mochila de trekking, de unos 20 litros, pero cuando vi que Víctor llevaba su mochila con todo el material, ropa incluida de ataque a cumbre, otra mochila, mas grande que la 2ª mía, para “otras cosas”…y la trolley…bueno bueno, me dije: “y tu pensando en optimizar”…eso sin contar los petates que llevaban Ricardo y José…ya no podía hacer otra cosa que resignarme, pero que conste que en mis bultos no cabía ni el bigote de una gamba…jajaja. Bueno…partimos hacia Les Huches, población cercana a Chamonix- Mont-Blanc, la cuna del alpinismo europeo, comenzó conduciendo Ricardo, pasado Despeñaperros paramos a desayunar, y ahora se puso José Baena al volante de la “furgo”. Fueron pasando los kilómetros y cada uno de nosotros fuimos pasando por la “piedra de moler”…el volante, Antonio Castro, Víctor y yo mismo, pero solo de pensar que íbamos a los Alpes…los ojos se mantenían abiertos expectantes. Paramos a comer en el municipio de L’Ampolla, porta del Delta, municipio de Cataluña perteneciente a la provincia de Tarragona, en la comarca del Bajo Ebro, comimos bien, los platos algo escasos, pero bien…Continuamos nuestro viaje y poco después cruzamos la frontera, no sin antes quedarnos estupefactos viendo a través de los cristales las secuelas del devastador incendio de L`Emporda que arrasó todo lo que pilló a su paso, y que desgraciadamente se llevó por delante a vidas humanas …increíble. Como increíble que ese mismo incendio se cortara de raíz justo en la frontera con Francia…en la que parece que hubiera un sistema de extinción de incendios bestial, presidido, como no, por la bandera francesa y su lema revolucionario Liberté, Égalité, Fraternité…en fin…”España pa los españoles“. Pasado algunos kilómetros comenzamos a buscar un lugar para parar y echarnos a dormir…no teníamos preferencia, bueno, salvo al decir José Baena, que él conocía un lugar increíble, casi un paraíso, con lago incluido…para poder descansar plácidamente, pues allá que comenzó nuestra odisea para buscarlo. Fueron pasando las horas y después de pasar muchas estaciones de descanso, ese lugar no llegaba. Por cierto, es el momento de comentar, no se lo que entendemos en España por estación de descanso, pero los franceses lo tienen muy asumido, en España ese concepto, o mejor dicho, esas estaciones no existen, ni con esa denominación ni con otra conocida. Viendo que el lugar paradisíaco no llegaba, decidimos parar en una estación de servicio a cenar…todos llegamos a un consenso…ensalada…no estuvo mal. Al final de la noche del primer día paramos en un área de descanso y nos echamos a dormir en el suelo, eso sí, con nuestros aseos públicos y todo…vamos un lujo.

Viernes 24 de agosto

Nos levantamos bien tempranito y nos dirigimos hasta la primera estación de servicio con cafetería que nos encontramos, desayunamos y repusimos las fuerzas necesarias para continuar nuestro periplo hasta el valle de Chamonix-Mont-Blanc. Sobre las 09:00 am empezamos a vislumbrar las estribaciones de los Alpes, y como no, la cartelería francesa empezó a ofrecernos las primeras referencias de Chamonix-Mont-Blanc, en poco mas de 2 horas llegamos a nuestro destino en Les Huches, el camping de Bellevue…un magnífico lugar donde pasar alguna que otra noche, justo a los pies de los mismísimos Alpes franceses¡¡¡¡…no me lo podía creer. Nos dispusimos a montar el campamento base, comer y continuar con la ansiada y necesaria ducha que nos permitiera recuperar olores de un pasado no muy lejano. Una vez montado el campamento y aseaditos, nos dirigimos hasta Chamonix-Mont-Blanc…un lugar incomparable, con el inquietante glaciar de Bossons como visera. Chamonix-Mont-Blanc, en apariencia, un lugar extraído de un cuento de Charles Perrault, o mejor, de una escena del doctor Frankestein y su monstruo de Mary Shelley, en la que se nombra dicho valle, pero nunca mas lejos de la realidad, en cuanto entramos a sus calles nos dimos cuenta de su gran capacidad de adaptación al siglo XXI…todo lleno de tiendas de primeras marcas montañeras, restaurantes por todos sus rincones…y como no, regada por una ingente cantidad de visitantes, dispares todos, pero con un fin común, la montaña como principio de entender la vida, que hacen que esta población sea el centro neurálgico de toda actividad montañera en los Alpes franceses. Buscamos la famosa Casa de la Montaña para poder ver la previsión del tiempo y hacernos una idea de cual iba a ser nuestro programa por unos días. De vuelta a Les Huches, cena y al catre, que al día siguiente nos esperaba lo que comúnmente denominan Ricardo y Pepe como Descanso Activo.

 Sábado 25 de agosto

Día D…Descanso Activo

Nos volvemos a levantar tempranito, desayuno molinero, pan recién horneado regado por un  exquisito aceite de la tierra de Montilla, acompañado de un delicioso capuchino y de un delicado dulce con chocolate…Ricardo Guerrero se abstuvo todos los días de comer c-h-o-c-o-l-a-t-e…no digo mas. Durante tan apreciado momento, “los máquinas” nos comunican que hoy, al tener previsión de mal tiempo, vamos a tener un día de Descanso Activo. Os cuento en que consistió dicho Descanso Activo: inmediatamente después de desayunar, nos acicalamos e iniciamos la preparación de nuestras mochilas, sacarlo todo y llenarla con, comida para toda la jornada, incluido el JetBoil (hornillo con recipiente + su botella de gas correspondiente), casco, crampones, piolet, tornillos de hielo, arnés, mosquetones varios y baga de seguridad, ropa de alta montaña y la cuerda…Una vez elaborada, con esmero, la mochila, nos montamos en la “furgo” y tiramos para uno de los muchos aparcamientos de Chamonix-Mont-Blanc, concretamente al pie del sendero que conduce al glaciar La Mer de Glace. Comenzamos a subir y llegamos hasta el Grand Hotel Du Montenvers de 1913, el hotel no tiene desperdicio…literalmente increíble, justo debajo de la pared oeste de la impresionante Aiguille du Dru…mis ojos no creen lo que ven, el pilar suroeste del Dru, o mas conocido como pilar Bonatti. Me imaginé por un momento a Walter Bonatti, el mejor alpinista de todos los tiempos, pegado a la roca, en solitario, y que decir de la época…1955, el primer hombre en subirlo por el pilar suroeste…con 25 añitos…todo un prodigio…no digo mas. Pero ahí no acaba todo, miro a la derecha y veo la interminable autopista que me parece el glaciar La Mer de Glace y que se esconde justo donde empieza el glaciar Leschaux a los pies de las Grandes Jorasses…imponente. La Mer de Glace, con sus 7 km de largo y 200 metros de profundidad, es el glaciar mas largo de Francia. Tomamos un café en el hotel y continuamos la marcha. Nuestro objetivo del día es bajar al mismísimo glaciar La Mer de Glace, para progresar en ensamble por terreno glaciar y hacer prácticas en las paredes de alguna inquietante grieta. Para ello nos restan descender 100 metricos de naa!!! en vertical…en un paso acondicionado mediante escaleras, pasarelas y maromas…En resumen, el día de Descanso Activo dio para hacer una ruta que salvó 900 metros + de subida por sendero, 100 metros – verticales de bajada hasta el glaciar…a practicar!!!!!…y luego otros 100 metros + verticales de subida por escaleras, pasarelas y maromas…y otros 900 – de bajada por sendero. Decidimos que el descenso de esos 900 metros lo hagan 3 compañeros sin carga alguna, los otros dos bajan en el tren cremallera con toda la carga (5 mochilas bien llenas) y esperen al resto en el aparcamiento donde está “la furgo”. Víctor y Antonio son los dos compañeros que bajan cargaditos en el tren, Ricardo, Pepe y yo, nos bajamos andandito, y nos premiamos con una cervecita Kronenbourg 1664…bien fresquita. Descanso activo…descanso activo…alguno de nosotros esa noche sueña con el dichoso descanso activo…jajajajaja… Esa noche mientras cenamos comentamos el plan de subida hasta la cumbre del Mont Blanc. Plan de ascensión, próximos dos días: Cogemos el teleférico en Les Huches que nos deja en la estación de Bellevue (1794 m.), enlazamos con el tren cremallera que sube hasta la estación de Mont Lachat (2115 m.) ya que la última estación, la de Nid D`Aigle (2360 m.) está cerrada por desprendimientos. Desde Mont Lachat comenzamos a andar hasta el Refugio de Teté Rousses (3100 m.), paso de la Bolera y subida por el espolón hasta el Ref.de Gouter (3800 m.), y de aquí a la eternidad…la cumbre del Mont Blanc…4810 m. Esa noche repaso todos y cada uno de los puntos por donde vamos a pasar, no pego ojo, pero mi cuerpo descansa.

 Domingo 26 de agosto

Esa mañana volvemos a desayunar el clásico desayuno molinero y comenzamos a preparar las mochilas para los dos días siguientes, el compañerismo y el buen rollo están muy presentes en ese momento…quién lleva una de las cuerdas???…tú la llevas…yooo…noooo¡¡¡…veeenga la llevo yo¡¡¡¡…jajajajaja…revisión de las mochilas por parte de Ricardo y al final…todos cargados como mulas…mas de 18 kilillos de naaa¡¡¡¡¡…Nos dirigimos hasta la entrada del teleférico y después de un grupito de bicis, naaa¡¡¡¡..unas 50 bicicletas, conseguimos montarnos en una cabina, como no…cargada de bicis, con lo que tuvimos que echar nuestras mochilas encima…con el consiguiente esfuerzo para nuestras maltrechas espaldas…jejeje. El teleférico nos deja en la estación del tren cremallera de Bellevue, esperamos a que llegara el tren y sobre las 13:00 horas por fin llegamos a Mont Lachat, sacamos las mochilas, algo de protección solar y sobre la 13:15 horas comenzamos el ascenso sin perder tiempo en llegar lo antes posible al Refugio de Teté Rousses…nuestro objetivo del día. La llegada a Teté Rousses es espectacular, además de un tramo nuevo con escaleras y cadenas, pasamos por una zona de roca rojiza, que nos transporte a otro planeta, y todo acompasado por las hélices de helicópteros que no dejan de circundar la zona. Soy el primero en llegar, busco un sitio para colocar nuestras tiendas y esperar al resto del grupo. Tras unos minutillos, empiezan a llegar, primero Ricardo y Víctor, y por último Pepe y Antonio, que llega literalmente molido, la altura comienza a ponerse manos a la obra y empiezan los primeros síntomas, cansancio, fatiga, somnolencia, y pocas ganas de beber y comer. Una vez instalados en primera línea del campamento, muy pegados al WC, comenzamos a hidratarnos sin parar y a comer algo sólido. Entre trago y trago, comenzamos a explorar el lugar, las vistas son increíbles, fotografía por aquí, fotografía por allí…y que decir de la puesta de sol, bueno…Víctor…a dado buena cuenta con sus magníficas fotografías…todo un profesional de la materia. Ni siquiera vimos el refugio de Teté Rousses…pero sí sus retretes…en ningún caso peores que los que te encuentras una noche de sábado en cualquier bar de copas…jeje…eso si…a 3100 metros de altura…todo un lujo.

Lunes 27 de agosto

Nos levantamos temprano, tenemos que desayunar y recoger el campamento, el desayuno molinero lo sustituimos por algo de café y chocolatinas, nos esperan 800 metros de desnivel hasta el refugio de Gouter, 800 metros a través de un espolón de roca, con pasos de IIº. Queremos salir lo antes posible de Teté Rousses, para pasar con garantías la famosa canal, previa al espolón de roca, conocida vulgarmente como “la bolera”, las piedras son las bolas y las personas…los bolos. Desayunando nos damos cuenta que Antonio no está bien, se encuentra fatigado, ha descansado poco y la altura sigue haciendo su trabajo, la hidratación del día anterior fue escasa. Una vez recogido el campamento, Ricardo y Pepe deciden que Víctor y yo tiremos para Gouter con Pepe, y que Antonio se quede con Ricardo, de esa manera Ricardo dosificará el ritmo y mantendrá viva la esperanza de Antonio de continuar. A las 7:15 am salimos en busca de “la bolera”, llegamos a las 07:40 am, observamos que hay un cable perpendicular a la canal, pero está tan alto que es imposible que nos podamos anclar, por lo tanto decidimos pasar lo antes posible. Primero Pepe, mira para arriba, ve que no cae nada…y pasa, todo correcto, luego yo, hago lo mismo, miro para arriba, no cae nada…y paso, todo correcto, ahora el turno es de Víctor, aprovecho para grabar un video, hace lo mismo que nosotros dos, mira, no cae nada…y comienza a pasar, en mitad de su progresión escuchamos un grito…miramos para arriba y vemos que están cayendopiedras…de repente Víctor se para en seco…una piedra bota a un metro escaso de donde se encuentra…y continúa rodando…uufffff¡¡¡¡…Pepe y yo contenemos la respiración y Víctor mientras tanto se apresura a pasar y consigue llegar a nuestra posición…su pericia le ha salvado de una auténtica “pedrada”…nos reímos los 3 y continuamos. Tenemos el refugio de Gouter a vista en casi toda la trepada, pero ésta se hace interminable, además tenemos un handycap, de mitad hacia arriba, el espolón de roca está con nieve…helada¡¡¡¡…por lo que decidimos pararnos y ponernos los crampones…ahora vamos mucho mas seguros. Llegando casi a Gouter vemos que Ricardo viene poco mas abajo nuestra…pero viene solo¡¡¡¡…y Antonio???…ralentizamos nuestro ritmo y cuando llega a nuestra altura nos comunica que Antonio no se encontraba bien y ha decidido darse la vuelta y esperarnos en el camping, en Les Huches. A las 10:30 am llegamos los 4 al refugio de Gouter,  mas de 3 horas nos ha costado salvar el espolón de roca que separa un refugio de otro. A Ricardo se le nota apesadumbrado, debido a la decisión que ha tomado de dejar a Antonio marchar solo, está preocupado, no sabe si ha tomado una buena decisión, le preguntamos y nos cuenta que Antonio no podía, literalmente, con el peso que llevaba a la espalda…y él mismo decidió darse la vuelta, y no permitió que Ricardo se la diese con él…Víctor y yo lo entendemos, Pepe y Ricardo, son responsables del grupo, de toda la organización y dejar a alguien solo en montaña, en las condiciones de Antonio, podría ser peligroso, pero somos adultos y responsables, si Antonio ha decidido darse la vuelta es porque no podía afrontar lo que quedaba de subida…y realmente quedaba lo mas duro, y no quería hipotecar las opciones del resto, pero eso no quiere decir que no pudiera bajar solo, honestamente, y eso le honra, dio un paso firme, un reto para su persona, el medio y él… El refugio de Gouter, siendo sinceros, es un auténtico basurero, es antiguo, maloliente…y encima pequeño para la cantidad de “montañeros” que pasan diariamente por allí. Menos mal, pensé, nosotros montaremos nuestro “hotel” en una pala de nieve con vistas a la Dome du Gouter y al valle de Chamonix-Mont-Blanc, junto al refugio nuevo de Gouter, que mas que un refugio parece un platillo volante. No nos paramos en el refugio, continuamos por la arista que nos lleva hasta la zona de “acampada libre”. Elegimos “parcela” y comenzamos con nuestros piolet a nivelar el lugar aprovechando una pequeña pared que nos cortará el intenso viento que hace. Llevamos las dos tiendas, la de Víctor y la mía es la de 3 personas, y cuando intentamos desplegarla, el viento comienza a soplar fuerte, después de muchos intentos por asentarla y clavarla, vemos que es imposible, que si sigue haciendo ese viento es posible que la tengamos que recoger en el valle…Ricardo y Pepe deciden que Víctor y yo nos vayamos al refugio de Gouter a intentar conseguir cama. Pepe y yo nos adelantamos para charlar con los guardas, una vez dentro, hablamos con ellos e intentamos hacerles ver que es una urgencia, que una de nuestras tiendas no se pueda montar por problemas técnicos y la otra es solo para dos personas, y somos un grupo de 4, en todo momento hablamos con ellos en castellano, el encargado de las reservas nos pregunta si tenemos reserva, a lo que contestamos que no, nos responde que a partir de las 18:00 horas saldríamos de dudas, pero que teníamos la opción de dormir en el suelo del comedor, previo pago de 35 euros por cabeza, le decimos que tenemos la tarjeta de altura, por lo que estamos federados, y nos contesta que eso da igual, que sin reserva el precio es estándar…35 € por cabeza…mas otros 25 si queremos cenar, le contestamos que mejor nos esperamos a las 18:00 horas. Todo el tiempo que estuvimos dentro de las instalaciones mantuvimos buenas relaciones con todos los guardas, se reían mucho conmigo…o de mi…cosa que también verían en mi cara, sin saber si me reía con ellos o de ellos…en fin…estos gabachos¡¡¡, a todo esto conocemos a un chico y una chica que hablan castellano, Baptis y Marie…un auténtico filón. Sobre las 13:00 horas, vemos que el chico encargado de las reservas abandona su puesto, momento en el que nos levantamos Pepe y yo, y comenzamos a hablar con Baptis, que amablemente se digna a contestarnos, en un momento de la conversación, introducimos la cuña de la cama, y enseguida nos comenta que hablemos con Marie que ella nos lo solucionará, efectivamente, unos minutos mas tarde teníamos cama y cena. Las camas número 18 y 19 son nuestras, además de la cena, en total 42,50 € por cabeza (17,50 € la cama y 25 € la cena, nos hacen el 50 % de descuento en la cama por estar federados…increíble!!!), por fin podemos estar en el Refugio de Gouter relajados y disfrutando. Hacemos el almuerzo, y nos hidratamos bien, evidentemente compramos el agua en el refugio, al no despreciable precio de 5 € el litro…pero que gozada…Nuestros pensamientos están en lo que nos queda, solo un paso…y por su puesto en nuestro compañero Antonio, una pena que no haya podido llegar hasta aquí, le hubiera encantado. Quedamos con Ricardo y Pepe en ver el parte del tiempo y decidir a que hora nos ponemos en marcha. La previsión del parte es buena para toda la jornada, por lo tanto quedamos en que si hay movimiento en el refugio de Gouter a partir de la 01:00 am del martes 28 de agosto, la quedada en la tienda donde se quedan ellos dos es a la 01:30 am, para empezar a andar sobre las 02:00 am. Víctor y yo, después de hidratarnos y cenar, nos preparamos para irnos a descansar unas horas, a las 20:00 pm horas estábamos en la camita descansando…bueno, con los ronquidos…era casi imposible…pero el cansancio acumulado sirvió de somnífero.

 Martes 28 de agosto

Suena el despertador a las 00:30 am, no vemos movimiento alguno, Víctor y yo nos mantenemos tumbados, hasta que a la 01:00 am nos decidimos a prepararnos y tirar al encuentro de Ricardo y Pepe, nos da igual que haya o no movimiento. Al momento de levantarnos nosotros, comienza el baile en el refugio…Nos seguimos hidratando y alimentando con barritas, y salimos en busca de Pepe y Ricardo. Cuando llegamos a la tienda, vemos que Ricardo está sangrando por la nariz, nos alarmamos, pero el nos tranquiliza, se pone un tapón de papel y listo. Nos encordamos los 4 en ensamble en el siguiente orden, Ricardo, el que suscribe, Víctor y cerrando el grupo Pepe, y sin prisa pero sin pausa comenzamos la subida, no somos los primeros, y detrás nuestra toda una línea de frontales. El viento soplaba mas de lo que decía la previsión, y encima acompañados de una densa niebla. Nos esperaban de 4 a 5 horas y 1000 metros de desnivel positivo, sin acumular, hasta la cumbre, la emoción me embarga. Al no ver nada debido a la niebla, la sensación de no saber por donde vamos se incrementa, pero gracias a la huella, bien marcada, podemos continuar progresando sin mas problemas, de todas formas, Ricardo parece que se conoce el camino como la palma de su mano…. Cada 10 pasos veíamos una gota de sangre en la nieve, Ricardo estaba subiendo al Mont Blanc con sangre en la nariz, no me lo podía creer…. Cuando conseguimos pasar el collado de la Dome de Gouter, entramos en una travesía de bajada en la que empiezo a notar la altura, mi cuerpo está distinto, me encuentro fuerte físicamente, pero mi mente no está como siempre, me noto fatigado, tengo mucho sueño y comienzo a contar pasos en voz alta y sobre todo tengo en mi pensamiento a mi mujer y a mi hijo, lo que me temía, el hombre del mazo me ha golpeado fuerte, recuerdo que conté muchos pasos, mas de 3000. Llegamos a las inmediaciones del Refugio Vallot, refugio de emergencia, 4 paredes de chapa que salvan vidas, nos hidratamos y comemos algo, Pepe me suministra un tubito de glucosa, me lo tomo a regañadientes, pero me lo tomo, y cuando comenzamos a andar de nuevo, mi cuerpo se empieza a recuperar, me encuentro de nuevo fuerte mentalmente y con la idea clara de hacer cumbre. Pasado el Refugio Vallot iniciamos la famosa arista de los Bosses, no me lo creo, tal es mi emoción, que Ricardo me tiene que parar, estoy acelerado, el ritmo lento me está matando, y me gustaría tirar mas rápido, mis piernas, mi cuerpo me responden al 100 %. En todo momento voy motivando a Víctor para que aumente el ritmo, pero no me doy cuenta que estoy tensando la cuerda que nos une, lo único que hago es comprometer la subida, somos un grupo, y me tengo que adaptar al grupo, la altura sigue su curso, ahora estoy sobreexcitado. Me doy cuenta a tiempo gracias a Ricardo y seguimos progresando sin problemas, los 4 miembros de la cordada nos movemos como una persona sola, en pocos minutos vemos como la aérea arista se va atemperando hasta que llegamos a una pequeña planicie, ESTAMOS EN EL TECHO DE LOS ALPES Y DE EUROPA OCCIDENTAL, 4810 msnm, son las 06:55 am del 28 de agosto de 2012, la niebla impide que veamos el amanecer, pero no nos amilana, y disfrutamos como si fuéramos los amos del cielo y tuviéramos las mejores vistas que nuestros ojos han visto nunca…lo mejor estaba por llegar. Hubiera sido emocionante que Antonio lo hubiese conseguido también, se lo merecía, otra vez será, seguro que volveremos. Permanecemos en la cumbre 15 minutos, y tras unas fotos de recuerdo, comenzamos a descender, esta vez, Pepe encabeza el grupo, seguido por Víctor y por mi, Ricardo lo cierra, a sus 52 añazos, está hecho todo un jabato. A medida que vamos descendiendo, la niebla empieza a disiparse, los rayos de luz, que atraviesan el mar de nubes, son puro espectáculo, y es entonces cuando nos damos realmente cuenta de lo que hemos conseguido, de donde estamos, y de lo maravilloso del lugar. Los paisajes que vemos, totalmente salvajes, son de una belleza inigualable, no saco la cámara por pereza a quitarme los guantes, pero no me importa, ante tal espectáculo es imposible que esas imágenes se borren de mi retina jamás. La arista de los Bosses, es increíblemente aérea, las rampas a ambos lados son verdaderamente impresionantes, vemos lo que no se veía cuando subíamos, un resbalón aquí…y no tiene solución…la caída es imparable. Pasamos por puentes de hielo que ocultan grietas profundas…y dejamos bloques de seracs tan grandes como edificios…todo es tan inmenso¡¡¡. Conseguimos bajar hasta el refugio de Gouter en 3 horas, a las 10:00 am Víctor y yo estamos recogiendo nuestras pertenencias mientras que Pepe y Ricardo recogen las suyas, tienda incluida. A las 11:00 am comienza nuestro descenso por el espolón de roca, que a la hora que es, no presenta hielo alguno, Ricardo y yo nos adelantamos, bajamos rápidos y en menos de 2 horas nos plantamos en la zona de acampada del refugio Teté Rousses, donde habíamos dormido 2 noches antes. Esperamos a que bajen Pepe y Víctor, éste último tiene las piernas reventadas, es que las fuerzas no son infinitas, y el esfuerzo realizado empieza a pasar factura. Nuestro único pensamiento es el tren cremallera, el último sale de la estación de Mont Lachat a las 16:15…o a lo mejor era a las 16:45…no estábamos seguros, por lo tanto teníamos que coger como referencia las 16:15 para no tener problemas. También teníamos la preocupación de no saber si Antonio habría llegado bien el día anterior al camping de Les Huches, por lo que teníamos la imperiosa necesidad de coger ese tren costase lo que costase, y nos pusimos manos a la obra. Salimos de Teté Rousses a las 13:30, y empezamos a bajar a buen ritmo, a las 16:10 estábamos en la estación con una cerveza fresquita en nuestras manos. Dejamos atrás 2 horas y 40 minutos de sufrimiento puro y duro, Víctor demostró, una vez mas, que el ser humano no tiene límites. Al final el último tren salía a las 16:45, pero el esfuerzo realizado por pensar que salía a las 16:14 mereció la pena. Enlazamos con el teleférico, que nos dejó de nuevo en Les Huches, donde nos esperaba nuestro gran compañero y amigo Antonio Castro, nos fundimos todos en un abrazo. De vuelta al camping, nos comentó que su regreso, solo, no había estado exento de aventura, y que también había podido disfrutar del entorno, y de todo lo que ofrecía el valle de Chamonix-Mont-Blanc. Esa noche nos fuimos los 5 a cenar a una pizzería en Les Huches, comentamos lo vivido, nos tomamos una buena jarra de cerveza bien fresca y disfrutamos de la cumbre y del viaje en general. Estoy seguro que repetiremos.

Miércoles 29 y jueves 30 de agosto

Nos levantamos temprano, desayuno molinero, y nos preparamos para abandonar definitivamente el camping de Bellevue y dirigirnos a Chamonix-Mont- Blanc a realizar compras. Quedamos a una hora para almorzar, y a las 14:30 salimos para España, y así dejar atrás 7 días intensos…muy intensos…con la mejor compañía. Decidimos sobre la marcha conducir hasta que el sueño nos detuviera, parando cada 2-3 horas, y rotando en la conducción, hasta que a las 09:00 am del jueves 30 de agosto pisamos las primeras calles de Córdoba. Un viaje de ensueño…y con cumbre incluida.

 Juan Andújar / Club Verticalia, Córdoba.

Evitar las caídas desde altura, un reto para el sector de la construcción

08/10/12

Los datos de accidentabilidad laboral registrados en el sector de la construcción, publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, y obtenidos a partir del sistema DELTA (Declaración Electrónica de Trabajadores Accidentados), ponen de relevancia que las caídas en altura provocan el mayor número de accidentes graves, muy graves o mortales.
Así, con la información relativa al año 2010 (últimos disponibles en su totalidad), si se analiza la variable “desviación” que describe las características del accidente, se puede observar que la forma identificada como “caída de una persona desde una altura”, si bien solo contribuye al 5,7 % de los accidentes leves, aporta el 28,5% de los graves, muy graves y mortales. Si se habla en números absolutos, las cifras son aún más desalentadoras. Durante el año 2010, 23 trabajadores perdieron la vida debido a una caída desde altura y 380 sufrieron un accidente de esta tipología con consecuencias graves o muy graves. Todos estos datos son recurrentes año tras año y así, por ejemplo, en 2009 fueron 31 los trabajadores que sufrieron un accidente mortal, y 395 uno grave o muy grave. Lo dicho nos lleva a la conclusión de la necesidad de establecer una serie de medidas con la finalidad de reducir al máximo posible estas cifras que anualmente provocan daños en la salud de los trabajadores.
Características del sector de la construcción
En los trabajos en las obras de construcción concurren una serie de características como son su movilidad, el estado cambiante de las mismas y el gran número de trabajadores que se concentran en ellas, que dificultan la adopción de medidas preventivas debido a que los riesgos se modifican y aparecen nuevos, a medida que transcurre el desarrollo de los trabajos. A pesar de estas circunstancias, las características de los riesgos suelen repetirse, aunque las tipologías de las obras de construcción sean diferentes. De este modo, los bordes de forjado sin proteger, los huecos horizontales, los trabajos en la construcción de puentes, la utilización de equipos para la elevación de personas y las excavaciones son algunos de los peligros a los que están sometidos los trabajadores en su labor diaria.
Las iniciativas en años precedentes
Desde las distintas instituciones se han promovido diversas campañas para intentar solventar este grave problema que afecta al sector. En este sentido, la Fundación Laboral de la Construcción, conocedora de las dificultades existentes para promover las distintas acciones y que éstas lleguen a los usuarios finales, lleva trabajando desde hace varios años en la elaboración de diferentes manuales o guías técnicas orientadas a este aspecto. Ya en el año 2005 publicó un manual sobre los medios de protección colectiva más comunes en el sector de la construcción frente a las caídas de altura focalizado en los sistemas provisionales de protección de borde (más conocidos como barandillas) y en las redes de seguridad como medios contra las caídas de altura. En esta guía se establecen las consideraciones mínimas, desde un punto de vista técnico, para la instalación y el mantenimiento de dichos medios de protección colectiva. Estos son, como se recoge en los principios de acción preventiva descritos en el artículo 15 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, una de las medidas (cuando el riesgo no se ha podido eliminar) de protección de los trabajadores, que debe anteponerse a la protección individual. Pese a esta obligación, en numerosas ocasiones no es posible la utilización de estos medios y es necesario el uso de equipos, por ejemplo, para la realización de los trabajos mediante el empleo de técnicas de acceso y de posicionamiento mediante cuerdas. Este medio de trabajo se usa, por ejemplo, cuando existe la imposibilidad de instalar equipos para la ejecución de determinados trabajos o cuando por la brevedad de los mismos no sea rentable la utilización de otras técnicas. Para dar información, en el año 2010 se desarrolló un proyecto donde se analizaban, desde un punto de vista preventivo, las mencionadas técnicas, más conocidas como “trabajos verticales”, esto es, los requisitos mínimos de los equipos de protección individual que deben usar los trabajadores que realizan actividades mediante las repetidas técnicas. Como continuación de esta línea de trabajo, también durante el año 2010, y teniendo en cuenta que la protección de los trabajadores contra los riesgos de caída desde altura puede llevarse a cabo mediante la utilización de determinados equipos de trabajo que, además de facilitar la ejecución del proceso constructivo, llevan integrada la seguridad en el propio equipo, se elaboró la guía denominada “Requisitos técnicos para equipos empleados en los trabajos en altura” que, además de actualizar los contenidos tratados en el año 2005 en relación con los sistemas provisionales de protección de borde y las redes de seguridad, se adentra en sistemas de encofrado horizontal y vertical para muros, encofrado trepante y autotrepante, así como plataformas de carga y descarga de materiales. En el estudio de todos estos equipos de trabajo se marcan los requisitos mínimos que deben cumplir para garantizar la seguridad de los trabajadores. Además, en esta guía, que se ha editado en formato CD-ROM para facilitar la búsqueda de la información por parte de empresarios, trabajadores y técnicos de prevención, se incluyen unas fichas resumen por cada uno de los sistemas y equipos de trabajo, que permiten el acceso a la información relevante de forma más ágil.
Más herramientas para el presente
Fruto de la necesidad de seguir trabajando en el ámbito de la mejora de las condiciones de seguridad y salud de los trabajadores que realizan tareas en altura, la Fundación Laboral de la Construcción está desarrollando en la actualidad cuatro proyectos en este ámbito. Estos, que se enfocan desde distintos aspectos, pretenden complementar los manuales y guías publicadas por la propia Fundación hasta el momento, con el objeto de que sirvan como herramienta de información técnica a los propios trabajadores, así como a los empresarios y a los técnicos de prevención que desempeñan su actividad en las obras de construcción. En primer lugar, y como complemento al proyecto desarrollado en 2010 sobre “trabajos verticales”, se van a proponer diferentes técnicas para llevarlos a efecto. Se pretende realizar una descripción detallada de los procedimientos que deben seguir los trabajadores para realizar estas tareas de forma segura. También, y como continuación del proyecto ejecutado en el año 2010 en relación con la guía sobre los “Requisitos técnicos para equipos empleados en los trabajos temporales en altura”, se está realizando una ampliación de contenidos incluyendo nuevos equipos, algunos de última generación, que permiten integrar la prevención en el propio proceso productivo, lo cual repercute en mayores niveles de seguridad. De esta forma se estudiarán, por ejemplo, distintos tipos de andamios o cimbras, además de otros equipos que cada vez se utilizan con mayor asiduidad. Además de los trabajos verticales analizados en los proyectos mencionados anteriormente (en el ejecutado en el año 2010 y el que se desarrolla en el presente año), se ha detectado un gran desconocimiento en los equipos de protección individual que se deben utilizar durante la ejecución de los trabajos en altura. Así, y con el fin de que el uso deficiente de estos equipos no cause efectos secundarios, la Fundación está desarrollando un proyecto en el que se analizan estos equipos y describe, de una forma sencilla para el fácil entendimiento por parte de todos los trabajadores, sus características y su modo de empleo. Por último, con el fin de ahondar en los requisitos de las redes bajo forjado, se editará, al finalizar este año, un manual que describa este tipo de redes y el método para su correcta instalación, haciendo hincapié en las malas prácticas para evitar su repetición. Esta clase de redes, que no están amparadas por la norma UNE-EN 1263 sobre redes de seguridad, se utilizan con gran frecuencia en las obras de edificación, especialmente en los procesos de encofrado continuo. Sobre ellas no existe una información detallada que permita su uso adecuado, motivo por el cual la Fundación Laboral de la Construcción ha considerado necesario ejecutar este proyecto. Todos estos proyectos, que han sido financiados por la Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales, están accesibles y se pueden descargar a través de la página web de la Fundación www.lineaprevencion.com, en el apartado de “Proyectos”.
Los retos del futuro
Aún con todas estas actuaciones, la Fundación Laboral de la Construcción no quiere quedarse estancada y sigue trabajando en el desarrollo de otros proyectos y no solo con la edición de nuevas guías o manuales, sino en todas aquellas actuaciones que a medio o largo plazo permitan poner a disposición del sector herramientas de información y ayuda en la formación, con el objeto de coadyuvar en la disminución de los accidentes laborales producidos en el sector en general, y por caídas desde altura en particular.
ANTONIO SANTANDER, RESPONSABLE DE PROYECTOS DE SEG. Y SALUD LABORAL DE LA FLC.

Fuente: Editorial Borrmart

Rehabilitación: una puerta al futuro

03/10/12

Actualmente existen escasas cifras de profesionales especializados en materia de rehabilitación a pesar de las perspectivas laborales esta materia.
Más de 1.000 viviendas existentes en el parque español fueron levantadas entre 1960 y 1990. Esta afirmación tiene una sencilla traducción: un importante porcentaje del suelo edificado en el país tiene entre 20 y 50 años de edad. Este hecho implica que por los materiales y sistemas constructivos que se utilizaban en los citados periodos, más del 41% del total de viviendas existentes en España provocan un alto coste energético y, por consiguiente, daños importantes para el medio ambiente.
Por otro lado, cabe destacar la existencia de normativas que obligan al cumplimiento de requisitos y normas en materia de seguridad y habitabilidad. Así, el Código Técnico de la Edificación (CTE) exige que en la construcción o reforma de edificios se tenga en cuenta el ahorro de energía y aislamiento térmico, un hecho que implica la introducción de sistemas de energía solar y la utilización de materiales y técnicas de construcción que contribuyan a un uso eficiente de la energía.
Todo ello, sin olvidar que en el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012 impulsado por el Gobierno, se apuesta por la rehabilitación como un importante sector para la absorción de mano de obra procedente de la edificación de obra nueva. Y es que, sin duda alguna, la inversión en rehabilitación es, hoy en día, una de las alternativas más accesibles para potenciar el número de trabajadores en el sector de la construcción, al reducirse en grandes cifras el potencial de construcción de nuevas viviendas.
Pero, ante nuevas demandas surgen también nuevas necesidades. En el sector, actualmente existen escasas cifras de profesionales especializados en materia de rehabilitación. Así, con el objetivo de responder a las necesidades del sector, la Fundación Laboral de la Construcción comenzó a potenciar en 2011 la formación en materia de rehabilitación.
Tal está siendo la demanda de trabajadores en esta materia que el curso online en materia de Rehabilitación Energética de Edificios organizado por la Fundación Laboral de la Construcción y que comenzará el próximo 24 de septiembre ha sido uno de los más demandados este año a la entidad.
Pero esto no es todo. Rehabilitación es también accesibilidad y, en este sentido, cabe destacar las numerosas normativas que, en la actualidad, tratan esta materia, tanto a nivel estatal como autonómico. De hecho, la Inspección Técnica de Edificios (ITE) ha introducido recientemente novedades sobre este aspecto, ya que el Real Decreto-Ley 8/2011, de 1 de julio, establece la obligatoriedad de realizar inspecciones en edificios con una antigüedad superior a 50 años que estén situados en municipios de más de 25.000 habitantes, incluyendo la evaluación de la adecuación de estos inmuebles a las condiciones legalmente exigibles de accesibilidad.
A todo esto hay que añadir que la Ley 26/2011, de 1 de agosto, de adaptación normativa a la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad ahonda en el modelo social de la discapacidad, cuyo precedente inmediato se encuentra en la Ley 51/2003, de 2 de diciembre, de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad. Esta normativa ofrece un importante impulso en la salvaguarda de los derechos de este colectivo, con el objetivo de favorecer la toma de decisiones en todos los aspectos de su vida, tanto personal como colectiva, avanzar hacia la autonomía personal y garantizar la no discriminación social.
La Fundación, referencia en el sector
Cumpliendo con su papel de entidad pionera en adaptarse a las necesidades del sector, la Fundación Laboral de la Construcción ha centrado gran parte de su actividad en ofrecer a los trabajadores y empresas de la construcción formación en rehabilitación y eficiencia energética. Una formación que dotará al sector de profesionales especializados en una materia cada vez más demandada y que hoy en día es considerada como una de las profesiones con mayor proyección laboral.
En concreto, según declaraciones realizadas por la ex ministra de Vivienda Beatriz Corredor, en 2010, “por cada millón de euros invertido en la rehabilitación de viviendas se generan 56 puestos de trabajo, unas cifras de inserción mayores a cualquier otro ámbito de actividad civil”.
En esta línea, y teniendo en cuenta que la comunidad autónoma de Andalucía es una de las que cuenta con uno de los parques de viviendas de mayor antigüedad del país, la Fundación Laboral de la Construcción ha puesto en marcha en esta región una “Hoja de Ruta para la cualificación en actividades de rehabilitación energética y accesibilidad”.
Se trata de una campaña subvencionada por el Servicio Andaluz de Empleo, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social-Servicio Público de Empleo Estatal y la Unión Europea, que nace con el objetivo de promocionar y difundir las iniciativas de Formación Profesional para el Empleo en la familia de Edificación y Obra Civil. Además, pretende informar a los trabajadores de la construcción de las necesidades de cualificación en materia de rehabilitación energética y accesibilidad existentes en Andalucía.
A lo largo de ocho jornadas, expertos en materia de rehabilitación energética y accesibilidad informarán a trabajadores y empresarios del sector y docentes de la familia profesional de Edificación y Obra Civil de los beneficios que proporciona la especialización formativa en esta materia.
Sin duda, ésta constituye una iniciativa más, en la que la Fundación Laboral de la Construcción pone de manifiesto su preocupación por uno de los sectores más importantes del panorama económico. Porque tiempo de crisis es tiempo de formación. Y la rehabilitación es, hoy en día, el mejor campo para abrirse al futuro más inmediato.
 Fuente: FUNDACIÓN LABORAL