< Volver al Blog

Evitar las caídas desde altura, un reto para el sector de la construcción

08/10/12

Los datos de accidentabilidad laboral registrados en el sector de la construcción, publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, y obtenidos a partir del sistema DELTA (Declaración Electrónica de Trabajadores Accidentados), ponen de relevancia que las caídas en altura provocan el mayor número de accidentes graves, muy graves o mortales.
Así, con la información relativa al año 2010 (últimos disponibles en su totalidad), si se analiza la variable “desviación” que describe las características del accidente, se puede observar que la forma identificada como “caída de una persona desde una altura”, si bien solo contribuye al 5,7 % de los accidentes leves, aporta el 28,5% de los graves, muy graves y mortales. Si se habla en números absolutos, las cifras son aún más desalentadoras. Durante el año 2010, 23 trabajadores perdieron la vida debido a una caída desde altura y 380 sufrieron un accidente de esta tipología con consecuencias graves o muy graves. Todos estos datos son recurrentes año tras año y así, por ejemplo, en 2009 fueron 31 los trabajadores que sufrieron un accidente mortal, y 395 uno grave o muy grave. Lo dicho nos lleva a la conclusión de la necesidad de establecer una serie de medidas con la finalidad de reducir al máximo posible estas cifras que anualmente provocan daños en la salud de los trabajadores.
Características del sector de la construcción
En los trabajos en las obras de construcción concurren una serie de características como son su movilidad, el estado cambiante de las mismas y el gran número de trabajadores que se concentran en ellas, que dificultan la adopción de medidas preventivas debido a que los riesgos se modifican y aparecen nuevos, a medida que transcurre el desarrollo de los trabajos. A pesar de estas circunstancias, las características de los riesgos suelen repetirse, aunque las tipologías de las obras de construcción sean diferentes. De este modo, los bordes de forjado sin proteger, los huecos horizontales, los trabajos en la construcción de puentes, la utilización de equipos para la elevación de personas y las excavaciones son algunos de los peligros a los que están sometidos los trabajadores en su labor diaria.
Las iniciativas en años precedentes
Desde las distintas instituciones se han promovido diversas campañas para intentar solventar este grave problema que afecta al sector. En este sentido, la Fundación Laboral de la Construcción, conocedora de las dificultades existentes para promover las distintas acciones y que éstas lleguen a los usuarios finales, lleva trabajando desde hace varios años en la elaboración de diferentes manuales o guías técnicas orientadas a este aspecto. Ya en el año 2005 publicó un manual sobre los medios de protección colectiva más comunes en el sector de la construcción frente a las caídas de altura focalizado en los sistemas provisionales de protección de borde (más conocidos como barandillas) y en las redes de seguridad como medios contra las caídas de altura. En esta guía se establecen las consideraciones mínimas, desde un punto de vista técnico, para la instalación y el mantenimiento de dichos medios de protección colectiva. Estos son, como se recoge en los principios de acción preventiva descritos en el artículo 15 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, una de las medidas (cuando el riesgo no se ha podido eliminar) de protección de los trabajadores, que debe anteponerse a la protección individual. Pese a esta obligación, en numerosas ocasiones no es posible la utilización de estos medios y es necesario el uso de equipos, por ejemplo, para la realización de los trabajos mediante el empleo de técnicas de acceso y de posicionamiento mediante cuerdas. Este medio de trabajo se usa, por ejemplo, cuando existe la imposibilidad de instalar equipos para la ejecución de determinados trabajos o cuando por la brevedad de los mismos no sea rentable la utilización de otras técnicas. Para dar información, en el año 2010 se desarrolló un proyecto donde se analizaban, desde un punto de vista preventivo, las mencionadas técnicas, más conocidas como “trabajos verticales”, esto es, los requisitos mínimos de los equipos de protección individual que deben usar los trabajadores que realizan actividades mediante las repetidas técnicas. Como continuación de esta línea de trabajo, también durante el año 2010, y teniendo en cuenta que la protección de los trabajadores contra los riesgos de caída desde altura puede llevarse a cabo mediante la utilización de determinados equipos de trabajo que, además de facilitar la ejecución del proceso constructivo, llevan integrada la seguridad en el propio equipo, se elaboró la guía denominada “Requisitos técnicos para equipos empleados en los trabajos en altura” que, además de actualizar los contenidos tratados en el año 2005 en relación con los sistemas provisionales de protección de borde y las redes de seguridad, se adentra en sistemas de encofrado horizontal y vertical para muros, encofrado trepante y autotrepante, así como plataformas de carga y descarga de materiales. En el estudio de todos estos equipos de trabajo se marcan los requisitos mínimos que deben cumplir para garantizar la seguridad de los trabajadores. Además, en esta guía, que se ha editado en formato CD-ROM para facilitar la búsqueda de la información por parte de empresarios, trabajadores y técnicos de prevención, se incluyen unas fichas resumen por cada uno de los sistemas y equipos de trabajo, que permiten el acceso a la información relevante de forma más ágil.
Más herramientas para el presente
Fruto de la necesidad de seguir trabajando en el ámbito de la mejora de las condiciones de seguridad y salud de los trabajadores que realizan tareas en altura, la Fundación Laboral de la Construcción está desarrollando en la actualidad cuatro proyectos en este ámbito. Estos, que se enfocan desde distintos aspectos, pretenden complementar los manuales y guías publicadas por la propia Fundación hasta el momento, con el objeto de que sirvan como herramienta de información técnica a los propios trabajadores, así como a los empresarios y a los técnicos de prevención que desempeñan su actividad en las obras de construcción. En primer lugar, y como complemento al proyecto desarrollado en 2010 sobre “trabajos verticales”, se van a proponer diferentes técnicas para llevarlos a efecto. Se pretende realizar una descripción detallada de los procedimientos que deben seguir los trabajadores para realizar estas tareas de forma segura. También, y como continuación del proyecto ejecutado en el año 2010 en relación con la guía sobre los “Requisitos técnicos para equipos empleados en los trabajos temporales en altura”, se está realizando una ampliación de contenidos incluyendo nuevos equipos, algunos de última generación, que permiten integrar la prevención en el propio proceso productivo, lo cual repercute en mayores niveles de seguridad. De esta forma se estudiarán, por ejemplo, distintos tipos de andamios o cimbras, además de otros equipos que cada vez se utilizan con mayor asiduidad. Además de los trabajos verticales analizados en los proyectos mencionados anteriormente (en el ejecutado en el año 2010 y el que se desarrolla en el presente año), se ha detectado un gran desconocimiento en los equipos de protección individual que se deben utilizar durante la ejecución de los trabajos en altura. Así, y con el fin de que el uso deficiente de estos equipos no cause efectos secundarios, la Fundación está desarrollando un proyecto en el que se analizan estos equipos y describe, de una forma sencilla para el fácil entendimiento por parte de todos los trabajadores, sus características y su modo de empleo. Por último, con el fin de ahondar en los requisitos de las redes bajo forjado, se editará, al finalizar este año, un manual que describa este tipo de redes y el método para su correcta instalación, haciendo hincapié en las malas prácticas para evitar su repetición. Esta clase de redes, que no están amparadas por la norma UNE-EN 1263 sobre redes de seguridad, se utilizan con gran frecuencia en las obras de edificación, especialmente en los procesos de encofrado continuo. Sobre ellas no existe una información detallada que permita su uso adecuado, motivo por el cual la Fundación Laboral de la Construcción ha considerado necesario ejecutar este proyecto. Todos estos proyectos, que han sido financiados por la Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales, están accesibles y se pueden descargar a través de la página web de la Fundación www.lineaprevencion.com, en el apartado de “Proyectos”.
Los retos del futuro
Aún con todas estas actuaciones, la Fundación Laboral de la Construcción no quiere quedarse estancada y sigue trabajando en el desarrollo de otros proyectos y no solo con la edición de nuevas guías o manuales, sino en todas aquellas actuaciones que a medio o largo plazo permitan poner a disposición del sector herramientas de información y ayuda en la formación, con el objeto de coadyuvar en la disminución de los accidentes laborales producidos en el sector en general, y por caídas desde altura en particular.
ANTONIO SANTANDER, RESPONSABLE DE PROYECTOS DE SEG. Y SALUD LABORAL DE LA FLC.

Fuente: Editorial Borrmart

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *