II DÍA DE LOS CAMINOS PÚBLICOS EN CÓRDOBA: Éxito de participación

28/10/13

Noticia publicada en Diario Córdoba

554976_10201366639102868_1225542209_nEl segundo Día de los Caminos públicos reunió ayer a unas 1.300 personas en Córdoba, según datos de la organización, para reivindicar la defensa y la recuperación de este tipo de vías que transcurren por la sierra y que, en ocasiones, han sido cortadas al público general por los propietarios de los terrenos en los que se encuentran. En este sentido, el presidente de la plataforma A Desalambrar, Manuel Trujillo, afirmó que alrededor de cuarenta vías se encuentran actualmente en esta situación, pero gracias al inventario que les presentó ayer el Ayuntamiento, “esperamos que estando reconocidos como públicos, hagan lo necesario para que se vuelvan a abrir” a la ciudadanía.

La jornada comenzó con el recorrido de dieciséis rutas a pie y otras seis en bicicleta, una actividad en la que participaron treinta grupos senderistas, ciclistas y ecologistas, además de asociaciones de padres y madres de centros educativos, y colectivos vecinales. Una vez finalizada la marcha, los asistentes acudieron a la Plaza de la Corredera para degustar un perol de arroz y, ya por la tarde, se reunieron con un técnico de la delegación municipal de Medio Ambiente, que les dio a conocer el inventario de caminos que, según A Desalambrar, se estaba reclamando desde hace doce años. Manuel Trujillo avanzó que este documento se aprobará, previsiblemente, en el Pleno municipal de noviembre, y recordó que el Ayuntamiento cuenta con las herramientas necesarias para reclamar que los caminos públicos de carácter municipal vuelvan a abrirse (de hecho, las ordenanzas municipales recogen sanciones de hasta 30.050 euros para quienes hayan mermado la accesibilidad o hayan impedido el tránsito por estas vías). El presidente de A Desalambrar explicó que con esta actuación se permitiría el paso de personas y ciclistas, pero no de animales o vehículos, y aclaró que en estos momentos existen unos siete caminos abiertos que conducen de la sierra a Córdoba, que tienen que soportar un mayor tránsito al no haber otras vías accesibles. Si estas fuesen de libre acceso, posibilitarían un mayor disfrute de la naturaleza “y conocer muchos lugares que ahora nos tienen vedados”, señaló.

Certificación energética de edificios: Cómo transformar una oportunidad en un problema

16/10/13

La aprobación el pasado 5 de abril del Real Decreto 235/2013 sobre el procedimiento básico de certificación de la eficiencia energética de los edificios, extendía a los existentes sometidos a venta o alquiler un mecanismo que hasta la fecha sólo alcanzaba a los de nueva construcción. Se acababa así con un retraso de 4 años en la transposición de las obligaciones que sobre este tema había establecido la Unión Europea en su Directiva 2002/91 y se aumentaba exponencialmente la base de ciudadanos que podrían beneficiarse de un mejor conocimiento del comportamiento energético de sus viviendas. Tres meses después de su entrada en vigor, lo que se presumía como una gran oportunidad para el ciudadano y el país en su conjunto ha sido recibido por la opinión pública con rechazo o, en el mejor de los casos, indiferencia.
Historia de un retraso y sus consecuencias
El ciudadano percibe que tiene una obligación más que cumplir, que no sabe cómo cumplirla, y se enfrenta además a un mercado de oferta de certificación absolutamente descontrolado.
Empecemos por… el principio:
“Los Estados miembros velarán por que, cuando los edificios sean construidos, vendidos o alquilados, se ponga a disposición del propietario o, por parte del propietario, a disposicióndel posible comprador o inquilino, según corresponda, un certificado de eficiencia energética. La validez del certificado no excederá de 10 años.”
El texto no es reciente; forma parte de la Directiva europea 2002/91relativa a la eficiencia energética de edificios. En ella se establecía además la obligatoriedad de los países miembros de transponerla a sus respectivos ordenamientos jurídicos “a más tardar el 4 de enero de 2006”. En caso de escasez de especialistas cualificados o acreditados “los Estados miembros podrán disponer de un periodo adicional de tres años”. En nuestro país Real Decreto 47/2007 aprobó el procedimiento básico para la certificación energética de los edificios de nueva construcción. Y no es hasta este primero de junio de 2013 que se apruebala certificación de los existentes sometidos a venta o alquiler.
Alguien debió de decidir, allá por los inicios de 2006, que no teníamos en este país suficientes especialistas cualificados, por lo que debíamos acogernos a ese periodo adicional de 3 años que permitía la directiva. Vencido el periodo extra y llegado el 1 de enero de 2009, alguien (probablemente “otro alguien”) debió pensar que ni con esas, que no estábamos preparados y que necesitábamos más tiempo.Sin duda nos hemos tomado más tiempo; hemos rebasado en 4 años y medio el límite más permisivo que había fijado la directiva.
Actuando de forma conjunta en la comunidad de propietarios y certificando globalmente el edificio nos costará mucho menos y además podremos contratar el servicio a especialistas cualificados que garanticen su calidad
Hoy sin embargo decimos que cualquier ingeniero o arquitecto de este país, además de otros profesionales que acrediten la experiencia necesaria, puede llevar a cabo la certificación. Como resulta difícil asumir que en pocos años la materia haya sido incluida en los planes de estudio de todas y cada una de las titulaciones habilitadas, habría que pensar que quien en 2006 decidió que no teníamos suficientes especialistas se equivocaba. O por el contrario, que ahora hemos abierto demasiado la mano.
Por otro lado, pese a saber que la implantación efectiva de la certificación energética de edificios era competencia de las comunidades autónomas y obligatoria desde 4 de enero de 2009, 4 años y medio después, vencidos todos los plazos habidos y por haber, no han sido pocas las que se han quejado de la urgencia con la que el gobierno ha aprobado, este primero de junio, el RD de certificación.
Véase como ejemplo nota del gobierno de Aragón comunicando que no es viable la creación a tiempo del registro de certificados energéticos de edificios
Las razones del retraso son casi tan numerosas como las Comunidades que se han retrasado, pero hay una que se repite en algunas de ellas y que no me resisto a destacar:¿la certificación es un asunto de la Consejería de Vivienda, en tanto que trata de edificios o de la de Industria ya que se ocupa de temas energéticos?¿Galgos o podencos?
¿Resultado? Prisas regulatorias, creación a la carrera de registros autonómicos, debate en los medios de comunicación sobre las tasas de estos registros, ausencia casi general de procedimientos adecuados y fiables de inspección y verificación.
En definitiva, todo menos anunciar al ciudadano la buena nueva de que, a partir de ahora, podrá conocer el comportamiento energético de su vivienda, su seguro despilfarro de energía, las razones de que pase en ella tanto frío o tanto calor, si es que no se encuentra en una situación aún más dramática de pobreza energética y un conjunto de acciones de mejora que le van a poder permitir reducir su factura energética y mejorar su confort.
En su lugar el ciudadano ha percibido que tiene una obligación, una más, que cumplir, que no sabe cómo cumplirla, cómo asegurarse de que el profesional que contrata es suficientemente competente y se enfrenta además a un mercado de oferta de certificación absolutamente descontroladoante el que, me temo que puede fácilmente caer en la tentación de cumplir el trámite, de la forma más barata que pueda y sin mayores complicaciones

Para completar el cuadro, organizaciones de consumidores quejándose de que tras lo aprobado se esconde una nueva maniobra recaudatoria: La OCU denuncia los abusos hacia los propietarios de viviendas – Certificado energético, una excusa para recaudar dinero
Si no teníamos ya suficientes motivos de tensión en nuestras reuniones de comunidades de propietarios ahí va uno más. Me permito fantasear: Pepe el del 5ºA quiere alquilar su vivienda y propone certificar todos-a-una el edificio, Manoli la del 4º B no olvida que Pepe no quiso pintar la escalera de su mano…en fin, ¡qué bonito es ser propietario! Y lo triste es que estamos hablando de una certificación que, realizada conjuntamente, podría suponer un gasto por vecino, en una comunidad de más de 10 viviendas, de 40 o 50 euros en el peor de los casos. Y que va a dar lugar a una buena bronca. No digamos ya si algún propietario, en un ataque de ingenuidad y/o audacia sugiere aprovechar el movimiento para acometer obras de rehabilitación y mejorar las prestaciones térmicas del edificio.
En resumen, una buena noticia, una gran oportunidad para que el ciudadano se sensibilice con el despilfarro energético de su vivienda y conozca la forma de reducirlo mejorando al mismo tiempo su confort, una medida en el camino de la reducción de nuestra elevada tasa de pobreza energética, una ocasión para reducir el consumo energético y las emisiones de CO2 del sector de la edificación y de paso disminuir nuestra enorme dependencia energética… todo eso, convertido en una iniciativa non gratapor mor de retrasos de difícil justificación, una comunicación escasa y pobre yun sector en crisis que se ve obligado a lanzarse de cabeza sobre cualquier oportunidad de trabajo que se le presenta.
Y ahora ¿qué hacemos? ¿Cómo le damos la vuelta a la situación? ¿Cómo conseguimos que el ciudadano perciba los beneficios de la certificación energética y que ésta se constituya en una herramienta verdaderamente útil para mejorar la eficiencia energética del sector de la edificación? ¿Cómo transformar el problema en una oportunidad? Me permito sugerir algunas ideas.
Propuestas para mejorar la certificación energética de edificios
1º Realizar campañas adecuadas e intensas de información y concienciación ciudadana.
¿Y qué debemos decir a los ciudadanos? :
• Que nuestras viviendas, son un auténtico desastre desde el punto de vista energético y medioambiental, no debido a prácticas irresponsables de profesionales sin escrúpulos, sino porque la reglamentación bajo la cual se han construido, en su inmensa mayoría la norma básica de edificación NBE-CT-79, establecía unas exigencias mínimas en materia de aislamiento de la envolvente, tanto ciega como acristalada.
• Que la certificación energética puede representar un gasto mínimo y ofrece un servicio de gran valor. Sería fantástico que los administradores de fincas informaran en ese sentido a sus comunidades administradas. Les ofrezco algunos argumentos: antes o después todos nos veremos obligados a certificar nuestra vivienda, ya que incluso si no la vendemos o alquilamos llegará un momento en el que sea preceptivo someterla a un Informe de Evaluación del Edificio, que es como se conoce a la nueva ITE que ha creado la reciente Ley de Rehabilitación. Además, actuando de forma conjunta en la comunidad de propietarios y certificando globalmente el edificio nos costará mucho menos y además podremos contratar el servicio a especialistas cualificados que garanticen su calidad,aunque puedan ser un poco más caros que los profesionales anónimos que se esconden tras ofertas imbatibles en internet.
• Que una vivienda con una buena certificación energética vale más, tanto en el mercado de venta como en el del alquiler, que otra más deficiente en este sentido. Véase en este punto el estudio del gobierno británico sobre los aumentos medios de precio entre viviendas clase G y superiores, que pueden representar hasta un 14%
2º Establecer mecanismos adecuados de control e inspección de los certificados emitidos
Resulta paradójico que la ley haya establecido ya un régimen sancionador para incumplimientos en materia de certificación energética de edificios y no haya fijado unos mínimos en lo que se refiere a las necesarias tareas de control e inspección de los certificados que se realicen. En un mercado en el que escasea de forma brutal el trabajo ponga usted en marcha una nueva actividad profesional, permita que casi cualquiera con un título técnico relacionado con la cuestión pueda ofrecer este servicio al precio que quiera y deje claro que no tiene recursos para comprobar que lo que se hace se haga bien. El hambre aprieta, no será uno el que censure al hambriento. Es absolutamente imprescindible que en todas las comunidades autónomas se inspeccionen los certificados registrados. Entiendo que no pueden ser todos, pero si aquellos que obtengan mayor calificación, porque en definitiva están otorgando un mayor valor a la vivienda o edificio certificado. Y ¿de dónde sacar los recursos necesarios para esta inspección? Pues…de las tasas; para eso deberían estar, ¿para qué sino?
3º Unificar procedimientos en todas las comunidades autónomas.
Ya sé que hablo de una entelequia. Pero también puede parecerlo que la Unión Europea esté trabajando para conseguir la certificación única europea. Si tratan de ponerse de acuerdo 28 países, ¿por qué no pueden hacerlo 17 comunidades autónomas?
En resumen: hacer las cosas tarde y con prisas es la mejor manera de convertir una oportunidad en un problema. Este país no conseguirá cumplir con los compromisos internacionales de eficiencia energética y reducción del impacto medioambiental del sector de la edificación sino lleva a cabo labores intensas y adecuadas de información y sensibilización ciudadanas, puesto que son los ciudadanos al fin y al cabo los realmente competentes para decidir lo que hacen o dejan de hacer en sus viviendas. Y la certificación energética de los edificios es una herramienta de enorme potencial para conseguir esta sensibilización ciudadana. Si no hemos logrado comunicarlo así en su lanzamiento, deberíamos actuar rápido para hacerlo mejor a partir de ahora.

Fuente: www.ambientum.com

SUBIDA AL PICO MIRAMUNDOS (2077 m.) – Sierra Mágina

11/10/13

 

24 de octubre.

Abrimos la temporada de montaña con esta ruta circular en uno de los rincones mas impresionantes del Parque Natural Sierra Mágina. Subiremos por la garganta del río Gargantón hasta la cumbre del Pico Miramundos.
Ruta exigente físicamente,  con un desnivel positivo de mas de 1000 metros.

Socios Verticalia: 0 euros
No socios: 10 euros
El plazo de inscripción finaliza el 23 de octubre a las 14:00 horas.
La hoja de inscripción deberá ser enviada debidamente rellena a verticalia@clubverticalia.com, acompañado del recibo del pago de los 10 € para los no socios.
Mas información en 687761024.

 www.clubverticalia.com

Escuela Infantil de Escalada de Verticalia: Comienza la 4ª temporada

02/10/13
ESCUELA-INFANTILMonitor, padres y alumnos han inaugurado este martes,1 de octubre, el curso 2013/2014 de la Escuela Infantil de Escalada de Verticalia, en el IES Gran Capitán de Fátima (Córdoba). El 12 de octubre tendrán la primera salida a la roca natural, coincidiendo con el IX Encuentro de escalada infantil en Espiel.
Una veintena de alumnos participarán esta temporada que tendrá un horario de martes y jueves, de 5 a 6,30 horas. Pueden participar niños y niñas de cualquier edad. 
Para más información:
verticalia@clubverticalia.com

www.clubverticalia.com