< Volver al Blog

Arquitectura verde: Norma Foster y los desafíos que afrontan las ciudades del futuro inmediato.

02/06/17

En tan sólo una generación, el mundo ha cambiado radicalmente. Los objetivos son otros, las perspectivas se han transformado y los mecanismos para conseguir nuevos avances se han perfeccionado. Determinar esos retos sociales, económicos y de diseño a los que se enfrentan las ciudades del futuro y cómo éstos afectan a los ciudadanos han sido los objetivos que se ha marcado la Fundación Norman Foster en el foro Future is now, celebrado esta mañana en el Teatro Real. Con motivo de la apertura de su primer centro en Madrid -un palacete en la calle Montesquinza, datado de 1902- diferentes profesionales han reflexionado sobre la arquitectura, el urbanismo, la seguridad y la tecnología necesarios para mejorar la forma de vida en las grandes urbes. “Puedo decir que el diseño es la llave del futuro“, ha sostenido Norman Foster nada más empezar el coloquio, asegurando que el momento es aquí y ahora.

El crecimiento desigual de las ciudades es, en su opinión, uno de los principales problemas a los que se enfrentan los países. De ahí que, según datos aportados, el 75% de la población mundial vivirá en grandes ciudades de aquí al año 2050. “Vivimos en un planeta cada vez más conectado -digital y físicamente- y la sociedad está migrando de las zonas rurales a las urbanas a un nivel sin precedentes. Estos son cambios que nos afectan a todos, aunque parezca que ocurren en la otra punta del planeta”, ha reconocido, tras mostrar que en algunas ciudades, como Dakar o Lagos, hay una persona nueva cada 30 segundos, ya sea por nacimiento o por desplazamiento. A lo que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, le ha pedido ayudar a las ciudades a reducir la desigualdad: “Les pido que la desigualdad sea el trending topic de sus conversaciones y que el cambio que buscan en los entornos urbanos sea uno que afecte al conjunto de la población”.

Para conseguirlo, el arquitecto británico apuesta por la arquitectura verde, señalando el consumo energético y la contaminación como dos de las cuestiones que requieren innovación: “El coche, tal como lo conocemos, posiblemente se extinga en la vida del día a día. Pero, ¿cómo afectará a las ciudades y a sus formas? Esto era ciencia ficción cuando era joven y ahora estamos al borde de esa realidad. Estos son algunos ejemplos de cómo estamos viviendo cambios que antes estaban en el horizonte”. El futuro y el cambio, por lo tanto, depende del trabajo conjunto entre diferentes disciplinas. “La buena noticia es que las ciudades generarán la riqueza suficiente como para desarrollarse“.

Su reducción tendría, en consecuencia, una repercusión positiva en el cambio climático, un aspecto que todos han querido destacar. “El cambio climático es un problema que tenemos que resolver para proteger a las comunidades”, ha explicado Maya Lin, arquitecta y fundadora del Estudio Maya Lin. “El lugar perfecto para desarrollar la agricultura es la ciudad, que es el sitio donde hay agua”, ha añadido Foster, para quien éstas podrían ser más sostenibles si se apuestan por estas iniciativas.

Sin embargo, el principal problema, ha comentado Michale Bloomberg, fundador de la empresa de servicios financieros Bloomberg LP, es explicar a la gente que tiene que interesarse por estas cuestiones. “Cada cambio es un problema que las personas no entienden porque es algo para lo que, a día de hoy, no tenemos una respuesta clara. Es complicado decirles lo que tienen que hacer o qué es lo que va a pasar”. Evitar esa desintegración, no construir muros y favorecer el diálogo son los objetivos a conseguir. “Las ciudades son el futuro. Hay que ser optimistas”, ha añadido Foster, poniendo a Medellín como un buen ejemplo por las intervenciones en espacios públicos por parte de artistas y agentes culturales.

La necesaria relación entre el diseño y la tecnología

“Las ideas”, ha afirmado Jonathan Ive, jefe de diseño de Apple, “son profundamente poderosas, pero también enormemente frágiles”. Por eso, resulta importante, como ha señalado Patricia Urquiola, diseñadora y fundadora de Studio Urquiola, desarrollar soluciones innovadoras desde el diseño para garantizar un futuro mejor: como la construcción, las edificaciones y el diseño de infraestructuras que unen e integran dichos edificios en el espacio urbano. “No hay que llamarlos utopías“, ha dicho, mientras destacaba que el paso definitivo no es el digital sino el biotecnológico. “Diseñaremos”, ha añadido Nicholas Negromonte, cofundador de MIT Media Lab, “edificios plantando una semilla y dejándola crecer”.

Según Niall Ferguson, de Hoover Institution, el movimiento antiglobalización que el año pasado comenzó a manifestarse como parte del auge de determinados movimientos políticos, “terminará por volverse contra la tecnología tan pronto como los pequeños manufactureros se den cuenta de que es la tecnología lo que amenaza sus trabajos”. Por ello, ha hecho hincapié en la importancia de las “pequeñas ideas” que luego son capaces de generar “grandes cambios”. “La magnitud de las crisis que hoy amenazan tienen una magnitud nacional y global, no sólo a nivel de las ciudades”, ha concluido Foster. “Las intervenciones de hoy hacen tener gran esperanza y confianza en el futuro”.

Fuente: El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *