¿En qué consiste el Autoconsumo Compartido en Viviendas?

28/09/17

El autoconsumo compartido, hasta hace muy poco, era ilegal. En el Real Decreto 900/2017 el Gobierno lo prohibía hasta que la Generalitat recurrió parte del articulado y el Tribunal Constitucional le dio la razón. Ahora, ya sí se puede decir que el autoconsumo compartido en España es legal.

Aunque aún queda mucho por hacer y modificar con respecto al autoconsumo compartido en viviendas, esta nueva sentencia se acerca más al cambio de modelo energético que se debe fomentar de cara a 2020-2030, pues en la normativa europea ya se reconoce explícitamente el “derecho de todos los ciudadanos a generar, almacenar, consumir y vender su propia energía renovable en condiciones justas”.

Edificio con Autoconsumo Minieólico | Fuente: Elperiodicodelaenergia.com

Las autonomías deben ahora regular el autoconsumo compartido en edificios pues depende de ellas que su implantación sea una realidad en España. En estos momentos existe un vacío legal en la que cualquier comunidad de vecinos podría contratar su instalación de autoconsumo compartido y no sería necesaria una regulación; porque, como ha sentenciado el Tribunal Supremo, ya no está prohibido. Sin embargo, existen dudas y parece ser que lo más conveniente es esperar a la regulación y a partir de ahí comenzar a instalar el autoconsumo compartido en viviendas.

Para la instalación del autoconsumo compartido en viviendas también habrá dificultades técnicas pues no todas las comunidades de vecinos tendrán capacidad para que se puedan instalar perfectamente. Los trámites administrativos son también una traba y probablemente la potencia instalada será superior a los 10 kilovatios para que los vecinos paguen el polémico impuesto al sol.

¿Qué es el Autoconsumo Compartido en Viviendas? 

El autoconsumo en viviendas o edificios se puede definir como la producción de energía que realizamos nosotros mismos, sin necesidad de recurrir a un tercero, como son las compañías eléctricas. Por lo tanto, el autoconsumo compartido en viviendas es lo mismo, pero en este caso un generador de energía es compartido por la comunidad de vecinos, dicho con otras palabras, es el consumo de energía eléctrica que proviene de energías renovables y que son utilizadas por varios consumidores. Aunque hay varias formas de generar energía para el autoconsumo de viviendas, el que mejor se adapta a las circunstancias y, por lo tanto, el más reconocido, es el autoconsumo solar fotovoltaico.

Edificio con fachada de paneles fotovoltaicos | Fuente: Quetzalingenieria.es

El autoconsumo forma parte de la eficiencia energética de edificios, por eso es necesario promover los edificios de consumo de energía casi nulo. Además, la Directiva Europea 2010/31/UE dice que el principal instrumento para alcanzar los objetivos de energía y clima es la eficiencia energética en edificios. Los edificios representan el 40% del consumo de energía y el 36% de gases de efecto invernadero en la UE, por eso la importancia de obtener los edificios de consumo de energía casi nulo y una manera muy viable de hacerlo es mediante el autoconsumo compartido en viviendas.

 

Tipos y Ventajas de las Instalaciones de Autoconsumo Compartido en Viviendas

Hay tres tipos de instalaciones para el autoconsumo compartido en viviendas.

  1. Instalación Básica de Autoconsumo Compartido en Viviendas.En este caso, el titular de la instalación corresponde a la Comunidad de Propietarios y se aprovecha la energía para las zonas comunes del edificio.
  2. Instalación Integral de Autoconsumo Compartido en Viviendas.El titular de la instalación es también la Comunidad de Propietarios pero además de abastecer de energía a las zonas comunes también se abastecen las viviendas y locales.
  3. Instalación Flexible de Autoconsumo Compartido en Viviendas.En este caso, en un principio solo se abastecen algunos vecinos de la instalación, pero no se descarta que se vayan uniendo más vecinos permitiendo su conexión para el futuro.

Infografía de una Instalación de Autoconsumo Compartido Simple | Fuente: Caloryfrio.com

Las ventajas del autoconsumo compartido en viviendas son numerosas, de las que destacamos las siguientes:

– Con una instalación fotovoltaica común, cada Comunidad de Vecinos produce su propia electricidad.

– Los sistemas de autoconsumo fotovoltaicos utilizan energía solar, renovable e inagotable.

– Se reduce la dependencia de las compañías eléctricas y se reduce la dependencia energética del país con el exterior.

– El autoconsumo compartido en edificios ayudaría a cumplir con los objetivos europeos de reducción de emisiones de CO2.

– La instalación de sistemas de autoconsumo compartido en edificios fomentaría que los inmuebles se conviertan en edificios de consumo casi nulo.

– Teniendo sistemas de autoconsumo se evitan problemas para abastecer toda la demanda en hora punta, conocidos por los cortes de electricidad y caídas en tensión.

f. : Inarquia