Volver al Blog

Trabajos Verticales: definición y campos de aplicación

29/10/19

Definición

Se denominan «técnicas de acceso y de posicionamiento

mediante cuerdas» {trabajos verticales), a las técnicas

para realizar trabajos temporales en altura que se componen

de una cuerda o línea de trabajo y de una cuerda

o línea de seguridad, fijadas a una estructura, soporte o

superficie de forma Independiente, y que Junto con otros

equipos, dispositivos y accesorios específicos, permite al

usuario poder acceder, realizar un determinado trabajo a

cierta altura y salir.

Se consideran trabajos verticales únicamente aquellos

trabajos en altura, en los que el trabajador está suspendido

de la cuerda de trabajo {con su cuerda de seguridad) y

a diferencia de aquellos en los que el trabajador ejecuta

su trabajo también en altura utilizando cuerdas, u otro tipo

de sistema de protección anticaídas pero como medida

de seguridad frente a caídas de altura a distinto nivel.

El sistema de trabajo está basado en el empleo de

técnicas y en la utilización de equipos y dispositivos

específicos, que permiten el desplazamiento en la ver-

tical a través de las cuerdas instaladas (línea de trabajo

y línea de seguridad). La combinación correcta de la

cuerda de trabajo (como medio de acceso-descenso y

como apoyo) y de la cuerda de seguridad (como medio

de emergencia), ambas oon sujeción independiente y

compatible, será la que garantice una situación de trabajo

segura, evitando por tanto los riesgos Inherentes

de caídas en altura.

Campos de aplicación

Esta actividad se lleva a cabo en sectores diversos, siendo

muy adecuados para la realización de tareas en lugares

de difícil acceso o en situaciones de riesgo de caída

de altura a distinto nivel.

No obstante, será la evaluación de riesgos de los trabajos

a desarrollar la que determine la adecuación de la

aplicación de las técnicas de acceso y posicionamiento

mediante cuerdas.

Entre las actividades y tareas en las que puede ser

necesario aplicar estas técnicas se pueden destacar:

rehabilitación, mantenimiento y restauración de fachadas

y patios de edificios, monumentos, etc., reparación

y protección de estructuras de hormigón; renovación y

reparación de tejados y cubiertas, evaluación y elaboración

de informes técnicos cuando se deben realizar •in

situ•; limpieza de muros cortina, fachadas, cristales, etc.;

instalación de toldos, de aparatos de aire acondicionado

y sistemas de refrigeración, líneas de vida y sistemas de

protección y seguridad en altura. sistemas contra aves,

plagas, etc.; gas, fontanería, electricidad, etc.; mantenimientos

de estructuras, instalaciones, torres, postes,

aerogeneradores, etc.; obra civil, trabajos en puentes,

presas, puertos, etc.; trabajos en taludes, frentes rocosos,

instalaciones de mallas, redes y barreras dinámicas,

espacios confinados (pozos, silos, etc.).

Fuente: Notas técnicas de prevención

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *