Plataforma de la Construcción edita un catálogo de soluciones técnicas para la rehabilitación de viviendas y edificios

17/07/13

La distribuidora La Plataforma de la Construcción ha editado un catálogo de soluciones técnicas para la rehabilitación de viviendas y edificios orientadas a cumplir los requerimientos actuales de eficiencia energética, sin olvidar el confort y la decoración.

La nueva guía propone una amplia gama de productos y soluciones que responden a las exigencias del Código Técnico de Edificación, sin olvidar el confort y la decoración. En sus 252 páginas, la “Guía de la Obra y Reforma 2013” ofrece una cuidada selección de productos de marcas líderesen el mercado y soluciones constructivas para su aplicación en rehabilitación. La nueva edición de esta Guía engloba contenidos actualizados e imágenes de ambientes que se combinan con ilustraciones y explicaciones técnicas.

En su apuesta por el hábitat sostenible, la “Guía de la Obra y Reforma 2013” contribuye a difundir los beneficios de reformar las instalaciones de los edificios mejorando su eficiencia energética; y reducir así el gasto por consumo de energía y las emisiones de CO2 a la atmósfera.

La Plataforma de la Construcción distribuye materiales de construcción para profesionales en España, con 19 almacenes de gran superficie en Madrid, Barcelona, Valencia y Zaragoza. Los profesionales de la construcción o reforma, instaladores y arquitectos interesados en adquirir la nueva “Guía de la Obra y Reforma 2013” están invitados a visitar cualquiera de los almacenes de La Plataforma de la Construcción, donde tendrán a su disposición ejemplares gratuitos. Asimismo, la Guía también puede descargarse en formato pdf.

Fuente: www.constructorio.es

I Jornadas sobre Inspección y Rehabilitación de Edificios en Toledo

10/06/13

Izquierda Unida organiza las “I Jornadas sobre Inspección y Rehabilitación de Edificios: Seguridad, Confort, Ahorro y Empleo” que tendrá lugar los días 13 y 20 de mayo en Toledo.

I-Jornadas-sobre-Inspección-y-Rehabilitación-de-Edificios-Seguridad-Confort-Ahorro-y-Empleo-207x300La convocatoria cuenta también con el apoyo organizativo del Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla La Mancha y el Colegio Oficial de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de Toledo, y tendrán lugar en la sede del Colegio de estos últimos (Pza. de la Campana, 4, frente al Miradero) de 19.00 a 21.00 horas.

En la rueda de prensa de presentación de las mismas han intervenido Emilio Sánchez Bonilla, Secretario del Colegio de Arquitectos de Castilla La Mancha,  José Antonio de la Vega, Presidente del Colegio de Aparejadores de Toledo y Aurelio San Emeterio, que ha declarado que Izquierda Unida-Los Verdes de Toledo organiza estas jornadas porque “tenemos muy claro que una política pública seria de rehabilitación sería un generador de empleo y actividad económica para Toledo y nos permitiría tener un parque de viviendas con altos niveles de eficiencia energética y ahorro. La ITE (Inspección Técnica de Edificios) puede ser una buena herramienta para abordar la rehabilitación, siempre y cuando el Ayuntamiento la vea como una oportunidad  y no como un problema y así se lo haga llegar a los ciudadanos”.

En su intervención, Aurelio San Emeterio ha recordado que “en España existen más de 600.000 viviendas vacías y en Toledo, en este momento, cerca de 4.000, sacarlas al mercado de alquiler con precios asequibles y en condiciones de habitabilidad y eficiencia energética es una tarea costosa, pero sería un importante factor actividad económica”. San Emeterio ha recordado también que “la puesta en marcha de procesos de rehabilitación de viviendas para, por ejemplo, reducir en un 10% el gasto de calefacción, puede generar 130.000 empleos (Datos de la Fundación Conama). Importamos petróleo, gas, carbón y uranio y seguimos aumentando nuestro gasto energético per cápita; los poderes públicos tienen que enfrentarse de una vez por todas a un modelo energético que no es sostenible ni económica ni medioambientalmente”.

Fuente: Constructorio

“El único profesional que tiene capacidad para certificar un edificio es un arquitecto”

04/06/13

Fuente: levante-emv.com

ARQUITECTURA   La normativa aprobada por el Gobierno ha encendido las alarmas en el Colegio Territorial de Arquitectos de Castelló al posibilitar que este documento sea expedido por ingenieros industriales y aparejadores, además de los arquitectos, que pierden la exclusividad. Una nueva polémica tras la reclamación de presentada por los colegios catalanes de Telecomunicación, Informática , Minas, Aeronáuticos, Agrícolas y de Topografía de Cataluña.

A partir del 1 de junio los propietarios de inmuebles deben solicitar un certificado de vivienda en las operaciones de venta y alquiler. La normativa aprobada por el Gobierno ha encendido las alarmas en el Colegio Territorial de Arquitectos de Castelló al posibilitar que este documento sea expedido por ingenieros industriales y aparejadores, además de los arquitectos, que pierden la exclusividad.

“Si una persona le duele la cabeza va al médico y no al veterinario. El único profesional que tiene capacidad para certificar un edificio es un arquitecto”, sostiene el presidente del Colegio de Arquitectos de Castelló, Jaume Prior.

Este certificado califica la capacidad energética de un inmueble respecto al consumo de agua caliente, calefacción, iluminación, refrigeración ventilación y obliga a controlar el consumo de energía y la emisión de CO2 de los edificios. Persigue introducir pautas de sostenibilidad en el gasto energético que produce el parque inmobiliario. El decreto estatal, en vigor desde el 1 de junio, se trata de una trasposición de una directiva europea. En 2011 se instaló esta norma en las obras nuevas y ahora se amplía a los inmuebles existentes.

Desde 2011 han sido los colegios de arquitectos los que se han encargado de este certificado de eficiencia. Han sido los únicos responsables de los mismos en las construcciones nuevas erigidas en la provincia de Castelló. Sin embargo, el nuevo decreto del Gobierno permite a los ingenieros industriales y a los arquitectos técnicos participar en el proceso y el colegio de arquitectos advierte que es un error esta intromisión porque un profesional de la arquitectura tiene un mejor conocimiento en esta materia.

El presidente de la entidad colegial recomienda a los compradores que no se fíen de los precios más económicos que pueden ofrecer ingenieros y aparejadores. “Nadie da un duro por cuatro pesetas”, subraya Prior. “Un certificado implica una responsabilidad y pido a la gente que se informe bien”, indica Prior.

Cada documento costará al propietario cerca de unos 250 euros, que se abonarán antes de cerrarse la transacción. Afecta a compraventas y alquiler, aunque el decreto excluye los alquileres turísticos -arrendamientos por un periodo inferior a los cuatro meses. El certificado de eficiencia divide los inmuebles dentro de una escala de calificación de siete letras, desde la A (más eficiente energéticamente) hasta la G (el consumo energético es un 125 % superior al de la media). De esta manera, los propietarios conocerán la rentabilidad ambientan de su compra.

El Bosque Vertical

07/05/13

milan-3En el año 2007 Boeri Studio presentó un proyecto cuyo fin es combatir el alto nivel de contaminación que sufre la ciudad de Milán. A su vez que solucionaría el gran problema que sufren las grandes metrópolis abarrotadas de acero y cemento donde muchos piensan que es imposible darle espacio a la naturaleza. El nombre de este proyecto: “Il Bosco Verticale” (el Bosque Vertical). Una interesante propuesta de reforestación dentro de las metrópolis que contribuye a la regeneración del medio ambiente y a la biodiversidad urbana. En otras palabras y utilizar la jerga arquitectónica, es un modelo de densificación vertical de la naturaleza dentro de la ciudad y que responde a las políticas de reforestación y naturalización de las fronteras urbanas. De esta manera lo que se lograría es crear un vínculo más entre la naturaleza y la ciudad.

Este bosque compuesto de dos torres residenciales que medirán 110 y 76 metros de altura, se realizará en el centro de Milán en los límites del barrio Isola (Isla) y será la sede de 900 árboles (dispuestos en tres tamaños: 3, 6 y 9 metros de altura) además de una gran gama de arbustos (5.000) y platas florales (11.000). Todo esto, incluyendo la planta de ambos edificios (que serán iguales), es el equivalente a un área de 10.000 m² de bosque. Y en términos de densificación urbana es el equivalente a un área de viviendas unifamiliares de casi 50.000 m².

Este bosque es un sistema que optimiza, recupera y produce energía. Ayuda en la creación de un microclima y en el filtrado de las partículas de polvo contenidas en el ambiente urbano. La diversidad de las plantas y sus características producen humedad, absorben partículas de CO2 y polvo, produciendo oxígeno y protegiendo de la radiación y la contaminación acústica, mejorando así la calidad de los espacios de vida y ahorro de energía (como explica el estudio). El riego de las plantas se produce en gran medida por el filtrado y la reutilización de las aguas grises producidas por los edificios. Además tendrán sistema de energía eólica y fotovoltaica (un área de 500 m² de paneles solares) que junto con el microclima anteriormente descrito contribuirán a aumentar el grado de autosuficiencia energética de las torres.

Se espera que estos edificios se terminen de construir a finales de este año (2013).

Fuente: labioguia.com

 

MANTENIMIENTO DE CUBIERTAS

20/02/13

MANTENIMIENTO Y REPARACIÓN DE CUBIERTAS

surVertical, empresa pionera en trabajos verticales y en altura desde 1990, ofrece la posibilidad de adecuar su actividad a las necesidades en cualquier tipo de instalación. En las naves o edificios industriales especialmente podemos conseguir un mantenimiento eficaz a bajo coste. La limpieza de placas o tejas,  de canales y/o bajantes, la reposición o reparación de elementos e instalaciones, la instalación, sustitución o adecuación de cualquier tipo de acceso o línea de vida, etc. Son algunos de los ejemplos sobre los que podemos actuar. La filosofía se basa en un trabajo muy especializado, basado en la experiencia y la formación, para acceder a cualquier lugar de forma rápida y sencilla, ahorrando costes y tiempo, aplicar los mejores materiales en las intervenciones e informar detalladamente al cliente sobre el trabajo realizado. Podemos, además, formar “insitu” a personal propio del cliente para que puedan ejecutar los mantenimientos con total seguridad y garantía. También, si es necesario, estamos a su disposición las 24 horas en el teléfono o mail de urgencias. Que el viento desprenda alguna chapa de cubierta o alguna gotera inoportuna os paralice la producción no debe de ser un problema con este servicio.

Estamos su disposición en:

URGENCIAS: 658190200  

www.survertical.es

MAIL: survertical@survertical.es

OFICINA: 957326720        

FAX: 957326130

 

 

Un estudio revela que sólo la rehabilitación integral de los edificios permitirá un ahorro energético de manera sostenida

30/11/12

Un estudio del IREC revela que sólo la rehabilitación integral de los edificios permitirá un ahorro energético de manera sostenida.

Los edificios deberían rehabilitarse de forma integral para conseguir un ahorro energético a largo plazo, según concluye el estudio PIE (Potencial Impact Evaluation), realizado dentro del proyecto MARIE (Mediterranean Building Rethinking for Energy Efficiency Improvement) en el que participa l’Institut de Recerca en Energia de Catalunya (IREC).

El informe analiza el impacto de las medidas propuestas en MARIE para estimular la rehabilitación integral a gran escala del actual parque de edificios del Mediterráneo. El PIE analiza el consumo energético hasta 2035 de nueve regiones mediterráneas, incluida Catalunya.

El estudio ha permitido constatar que la rehabilitación integral de los edificios, que propone el proyecto MARIE, conseguirá reducir el consumo energético por encima de medidas convencionales como la renovación de los equipos existentes. El cambio de equipos de aire acondicionado o de calderas permite un ahorro energético, pero éste ahorro de energía queda limitado a largo plazo.

Por el contrario, la rehabilitación de la estructura del edificio como el aislamiento de paredes o cubiertas permitirá alcanzar una mayor eficiencia energética. Los expertos señalan, además, que las dinámicas de rehabilitación en el área de Mediterráneo son lentas, se realizan cada 60 u 80 años.

Las conclusiones del estudio apuntan a que las iniciativas propuestas por el proyecto MARIE, aún en fase de desarrollo, generarían un mayor ahorro energético que las estrategias aplicadas de forma habitual hasta la fecha.

Con esta iniciativa se pretende superar las principales barreras de mercado, institucionales y financieras, así como crear oportunidades de desarrollo sostenible en la región mediterránea. MARIE incluye actividades piloto para poder probar las soluciones y los servicios más eficientes, además de las medidas de desarrollo, así como garantizar el impacto territorial.

El proyecto MARIE se inició en 2011 y tiene un presupuesto de 6 millones de euros. La iniciativa está cofinanciada por el programa Med de la Unión Europea y por las diferentes entidades que participan en el proyecto. Liderado por el Departament de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Catalunya, cuenta con la participación de regiones mediterráneas de países como Francia, Italia, Grecia, Malta, Eslovenia, Montenegro, Chipre, Portugal y España.

Fuente: Fundación Laboral de la Construcción

Evitar las caídas desde altura, un reto para el sector de la construcción

08/10/12

Los datos de accidentabilidad laboral registrados en el sector de la construcción, publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, y obtenidos a partir del sistema DELTA (Declaración Electrónica de Trabajadores Accidentados), ponen de relevancia que las caídas en altura provocan el mayor número de accidentes graves, muy graves o mortales.
Así, con la información relativa al año 2010 (últimos disponibles en su totalidad), si se analiza la variable “desviación” que describe las características del accidente, se puede observar que la forma identificada como “caída de una persona desde una altura”, si bien solo contribuye al 5,7 % de los accidentes leves, aporta el 28,5% de los graves, muy graves y mortales. Si se habla en números absolutos, las cifras son aún más desalentadoras. Durante el año 2010, 23 trabajadores perdieron la vida debido a una caída desde altura y 380 sufrieron un accidente de esta tipología con consecuencias graves o muy graves. Todos estos datos son recurrentes año tras año y así, por ejemplo, en 2009 fueron 31 los trabajadores que sufrieron un accidente mortal, y 395 uno grave o muy grave. Lo dicho nos lleva a la conclusión de la necesidad de establecer una serie de medidas con la finalidad de reducir al máximo posible estas cifras que anualmente provocan daños en la salud de los trabajadores.
Características del sector de la construcción
En los trabajos en las obras de construcción concurren una serie de características como son su movilidad, el estado cambiante de las mismas y el gran número de trabajadores que se concentran en ellas, que dificultan la adopción de medidas preventivas debido a que los riesgos se modifican y aparecen nuevos, a medida que transcurre el desarrollo de los trabajos. A pesar de estas circunstancias, las características de los riesgos suelen repetirse, aunque las tipologías de las obras de construcción sean diferentes. De este modo, los bordes de forjado sin proteger, los huecos horizontales, los trabajos en la construcción de puentes, la utilización de equipos para la elevación de personas y las excavaciones son algunos de los peligros a los que están sometidos los trabajadores en su labor diaria.
Las iniciativas en años precedentes
Desde las distintas instituciones se han promovido diversas campañas para intentar solventar este grave problema que afecta al sector. En este sentido, la Fundación Laboral de la Construcción, conocedora de las dificultades existentes para promover las distintas acciones y que éstas lleguen a los usuarios finales, lleva trabajando desde hace varios años en la elaboración de diferentes manuales o guías técnicas orientadas a este aspecto. Ya en el año 2005 publicó un manual sobre los medios de protección colectiva más comunes en el sector de la construcción frente a las caídas de altura focalizado en los sistemas provisionales de protección de borde (más conocidos como barandillas) y en las redes de seguridad como medios contra las caídas de altura. En esta guía se establecen las consideraciones mínimas, desde un punto de vista técnico, para la instalación y el mantenimiento de dichos medios de protección colectiva. Estos son, como se recoge en los principios de acción preventiva descritos en el artículo 15 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, una de las medidas (cuando el riesgo no se ha podido eliminar) de protección de los trabajadores, que debe anteponerse a la protección individual. Pese a esta obligación, en numerosas ocasiones no es posible la utilización de estos medios y es necesario el uso de equipos, por ejemplo, para la realización de los trabajos mediante el empleo de técnicas de acceso y de posicionamiento mediante cuerdas. Este medio de trabajo se usa, por ejemplo, cuando existe la imposibilidad de instalar equipos para la ejecución de determinados trabajos o cuando por la brevedad de los mismos no sea rentable la utilización de otras técnicas. Para dar información, en el año 2010 se desarrolló un proyecto donde se analizaban, desde un punto de vista preventivo, las mencionadas técnicas, más conocidas como “trabajos verticales”, esto es, los requisitos mínimos de los equipos de protección individual que deben usar los trabajadores que realizan actividades mediante las repetidas técnicas. Como continuación de esta línea de trabajo, también durante el año 2010, y teniendo en cuenta que la protección de los trabajadores contra los riesgos de caída desde altura puede llevarse a cabo mediante la utilización de determinados equipos de trabajo que, además de facilitar la ejecución del proceso constructivo, llevan integrada la seguridad en el propio equipo, se elaboró la guía denominada “Requisitos técnicos para equipos empleados en los trabajos en altura” que, además de actualizar los contenidos tratados en el año 2005 en relación con los sistemas provisionales de protección de borde y las redes de seguridad, se adentra en sistemas de encofrado horizontal y vertical para muros, encofrado trepante y autotrepante, así como plataformas de carga y descarga de materiales. En el estudio de todos estos equipos de trabajo se marcan los requisitos mínimos que deben cumplir para garantizar la seguridad de los trabajadores. Además, en esta guía, que se ha editado en formato CD-ROM para facilitar la búsqueda de la información por parte de empresarios, trabajadores y técnicos de prevención, se incluyen unas fichas resumen por cada uno de los sistemas y equipos de trabajo, que permiten el acceso a la información relevante de forma más ágil.
Más herramientas para el presente
Fruto de la necesidad de seguir trabajando en el ámbito de la mejora de las condiciones de seguridad y salud de los trabajadores que realizan tareas en altura, la Fundación Laboral de la Construcción está desarrollando en la actualidad cuatro proyectos en este ámbito. Estos, que se enfocan desde distintos aspectos, pretenden complementar los manuales y guías publicadas por la propia Fundación hasta el momento, con el objeto de que sirvan como herramienta de información técnica a los propios trabajadores, así como a los empresarios y a los técnicos de prevención que desempeñan su actividad en las obras de construcción. En primer lugar, y como complemento al proyecto desarrollado en 2010 sobre “trabajos verticales”, se van a proponer diferentes técnicas para llevarlos a efecto. Se pretende realizar una descripción detallada de los procedimientos que deben seguir los trabajadores para realizar estas tareas de forma segura. También, y como continuación del proyecto ejecutado en el año 2010 en relación con la guía sobre los “Requisitos técnicos para equipos empleados en los trabajos temporales en altura”, se está realizando una ampliación de contenidos incluyendo nuevos equipos, algunos de última generación, que permiten integrar la prevención en el propio proceso productivo, lo cual repercute en mayores niveles de seguridad. De esta forma se estudiarán, por ejemplo, distintos tipos de andamios o cimbras, además de otros equipos que cada vez se utilizan con mayor asiduidad. Además de los trabajos verticales analizados en los proyectos mencionados anteriormente (en el ejecutado en el año 2010 y el que se desarrolla en el presente año), se ha detectado un gran desconocimiento en los equipos de protección individual que se deben utilizar durante la ejecución de los trabajos en altura. Así, y con el fin de que el uso deficiente de estos equipos no cause efectos secundarios, la Fundación está desarrollando un proyecto en el que se analizan estos equipos y describe, de una forma sencilla para el fácil entendimiento por parte de todos los trabajadores, sus características y su modo de empleo. Por último, con el fin de ahondar en los requisitos de las redes bajo forjado, se editará, al finalizar este año, un manual que describa este tipo de redes y el método para su correcta instalación, haciendo hincapié en las malas prácticas para evitar su repetición. Esta clase de redes, que no están amparadas por la norma UNE-EN 1263 sobre redes de seguridad, se utilizan con gran frecuencia en las obras de edificación, especialmente en los procesos de encofrado continuo. Sobre ellas no existe una información detallada que permita su uso adecuado, motivo por el cual la Fundación Laboral de la Construcción ha considerado necesario ejecutar este proyecto. Todos estos proyectos, que han sido financiados por la Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales, están accesibles y se pueden descargar a través de la página web de la Fundación www.lineaprevencion.com, en el apartado de “Proyectos”.
Los retos del futuro
Aún con todas estas actuaciones, la Fundación Laboral de la Construcción no quiere quedarse estancada y sigue trabajando en el desarrollo de otros proyectos y no solo con la edición de nuevas guías o manuales, sino en todas aquellas actuaciones que a medio o largo plazo permitan poner a disposición del sector herramientas de información y ayuda en la formación, con el objeto de coadyuvar en la disminución de los accidentes laborales producidos en el sector en general, y por caídas desde altura en particular.
ANTONIO SANTANDER, RESPONSABLE DE PROYECTOS DE SEG. Y SALUD LABORAL DE LA FLC.

Fuente: Editorial Borrmart

Rehabilitación: una puerta al futuro

03/10/12

Actualmente existen escasas cifras de profesionales especializados en materia de rehabilitación a pesar de las perspectivas laborales esta materia.
Más de 1.000 viviendas existentes en el parque español fueron levantadas entre 1960 y 1990. Esta afirmación tiene una sencilla traducción: un importante porcentaje del suelo edificado en el país tiene entre 20 y 50 años de edad. Este hecho implica que por los materiales y sistemas constructivos que se utilizaban en los citados periodos, más del 41% del total de viviendas existentes en España provocan un alto coste energético y, por consiguiente, daños importantes para el medio ambiente.
Por otro lado, cabe destacar la existencia de normativas que obligan al cumplimiento de requisitos y normas en materia de seguridad y habitabilidad. Así, el Código Técnico de la Edificación (CTE) exige que en la construcción o reforma de edificios se tenga en cuenta el ahorro de energía y aislamiento térmico, un hecho que implica la introducción de sistemas de energía solar y la utilización de materiales y técnicas de construcción que contribuyan a un uso eficiente de la energía.
Todo ello, sin olvidar que en el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012 impulsado por el Gobierno, se apuesta por la rehabilitación como un importante sector para la absorción de mano de obra procedente de la edificación de obra nueva. Y es que, sin duda alguna, la inversión en rehabilitación es, hoy en día, una de las alternativas más accesibles para potenciar el número de trabajadores en el sector de la construcción, al reducirse en grandes cifras el potencial de construcción de nuevas viviendas.
Pero, ante nuevas demandas surgen también nuevas necesidades. En el sector, actualmente existen escasas cifras de profesionales especializados en materia de rehabilitación. Así, con el objetivo de responder a las necesidades del sector, la Fundación Laboral de la Construcción comenzó a potenciar en 2011 la formación en materia de rehabilitación.
Tal está siendo la demanda de trabajadores en esta materia que el curso online en materia de Rehabilitación Energética de Edificios organizado por la Fundación Laboral de la Construcción y que comenzará el próximo 24 de septiembre ha sido uno de los más demandados este año a la entidad.
Pero esto no es todo. Rehabilitación es también accesibilidad y, en este sentido, cabe destacar las numerosas normativas que, en la actualidad, tratan esta materia, tanto a nivel estatal como autonómico. De hecho, la Inspección Técnica de Edificios (ITE) ha introducido recientemente novedades sobre este aspecto, ya que el Real Decreto-Ley 8/2011, de 1 de julio, establece la obligatoriedad de realizar inspecciones en edificios con una antigüedad superior a 50 años que estén situados en municipios de más de 25.000 habitantes, incluyendo la evaluación de la adecuación de estos inmuebles a las condiciones legalmente exigibles de accesibilidad.
A todo esto hay que añadir que la Ley 26/2011, de 1 de agosto, de adaptación normativa a la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad ahonda en el modelo social de la discapacidad, cuyo precedente inmediato se encuentra en la Ley 51/2003, de 2 de diciembre, de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad. Esta normativa ofrece un importante impulso en la salvaguarda de los derechos de este colectivo, con el objetivo de favorecer la toma de decisiones en todos los aspectos de su vida, tanto personal como colectiva, avanzar hacia la autonomía personal y garantizar la no discriminación social.
La Fundación, referencia en el sector
Cumpliendo con su papel de entidad pionera en adaptarse a las necesidades del sector, la Fundación Laboral de la Construcción ha centrado gran parte de su actividad en ofrecer a los trabajadores y empresas de la construcción formación en rehabilitación y eficiencia energética. Una formación que dotará al sector de profesionales especializados en una materia cada vez más demandada y que hoy en día es considerada como una de las profesiones con mayor proyección laboral.
En concreto, según declaraciones realizadas por la ex ministra de Vivienda Beatriz Corredor, en 2010, “por cada millón de euros invertido en la rehabilitación de viviendas se generan 56 puestos de trabajo, unas cifras de inserción mayores a cualquier otro ámbito de actividad civil”.
En esta línea, y teniendo en cuenta que la comunidad autónoma de Andalucía es una de las que cuenta con uno de los parques de viviendas de mayor antigüedad del país, la Fundación Laboral de la Construcción ha puesto en marcha en esta región una “Hoja de Ruta para la cualificación en actividades de rehabilitación energética y accesibilidad”.
Se trata de una campaña subvencionada por el Servicio Andaluz de Empleo, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social-Servicio Público de Empleo Estatal y la Unión Europea, que nace con el objetivo de promocionar y difundir las iniciativas de Formación Profesional para el Empleo en la familia de Edificación y Obra Civil. Además, pretende informar a los trabajadores de la construcción de las necesidades de cualificación en materia de rehabilitación energética y accesibilidad existentes en Andalucía.
A lo largo de ocho jornadas, expertos en materia de rehabilitación energética y accesibilidad informarán a trabajadores y empresarios del sector y docentes de la familia profesional de Edificación y Obra Civil de los beneficios que proporciona la especialización formativa en esta materia.
Sin duda, ésta constituye una iniciativa más, en la que la Fundación Laboral de la Construcción pone de manifiesto su preocupación por uno de los sectores más importantes del panorama económico. Porque tiempo de crisis es tiempo de formación. Y la rehabilitación es, hoy en día, el mejor campo para abrirse al futuro más inmediato.
 Fuente: FUNDACIÓN LABORAL

TRABAJAR CON CALOR

28/08/12

En época estival, las condiciones climáticas a las que se encuentran expuestos los trabajadores pueden ser la causa de accidentes de trabajo, algunos de ellos mortales.
En el año 2009 se produjeron 53 accidentes laborales causados por calor en nuestro país. Es importante señalar que el 20 % de los mismos requirieron hospitalización.
La causa del problema no es sólo la elevada temperatura, sino la acumulación excesiva de calor en el organismo, que se puede producir tanto por las altas temperaturas, como por el calor que genera el cuerpo en actividades físicas intensas. Además, existen factores personales que incrementan el riesgo de accidente como, por ejemplo, que los trabajadores puedan padecer dolencias previas (enfermedades cardiovasculares o respiratorias, diabetes, etc.)
El estrés térmico por calor resulta especialmente peligroso en los trabajos al aire libre, como en la construcción, la agricultura o en los trabajos de obras públicas, ya que, al tratarse de una situación peligrosa que fundamentalmente se da en los días más calurosos de verano, no suele haber programas específicos de prevención de riesgos como en el caso de los trabajos donde el estrés por calor es un problema a lo largo de todo el año.
La exposición al calor puede causar diversos efectos sobre la salud, de diferente gravedad, tales como erupción en la piel, edema en las extremidades, quemaduras, calambres musculares, deshidratación, agotamiento, etc. Pero, sin duda, el efecto más grave de la exposición a situaciones de calor intenso es el golpe de calor. Cuando se produce el llamado golpe de calor, la temperatura corporal supera los 40,6 ºC, siendo mortal entre el 15 % y 25 % de los casos.

Factores de riesgo

 Los factores de riesgo en el estrés térmico son:

Factores climáticos

  • Exposición a temperaturas y humedades relativas altas.
  • Ventilación escasa. Al aumentar la velocidad del aire, disminuye la sensación de calor porque se facilita la pérdida de calor por convección y por evaporación.
  • Exposición directa a los rayos del sol.

Factores relacionados con el tipo de tarea

  • Dificultad para suministrar a los trabajadores agua fresca (trabajos en el exterior donde no existe punto de alimentación de agua, por ejemplo).
  • Realización de trabajo físico intenso.
  • Pausas de recuperación insuficientes. Es preferible descansar a cada hora. A medida que la temperatura es mayor, las pausas deben ser más largas y frecuentes.
  • Utilización de equipos de protección que impidan la evaporación del sudor.

Factores individuales

  • Pérdida de aclimatación. La aclimatación se consigue en 7-15 días pero desaparece en tan sólo una semana.
  • Condición física. La falta de entrenamiento en la ejecución de tareas físicas intensas constituye un factor de riesgo.
  • Existencia de antecedentes médicos, tales como enfermedades del sistema cardiovascular, de las vías respiratorias, diabetes o insuficiencia renal.
  • Ingesta de determinados medicamentos, tales como antihistamínicos, diuréticos o antidepresivos.
  • Consumo de sustancias tóxicas, tales como alcohol o cafeína.
  • Sobrepeso. Las personas gruesas presentan una menor capacidad para disipar calor al ambiente.
  • Edad avanzada. Las personas mayores presentan más riesgo de deshidratación, ya que con la edad el mecanismo de termorregulación se ve alterado, produciéndose una disminución importante de la sensación de sed.

Medidas preventivas

  1. Verificar las condiciones meteorológicas de forma frecuente e informar a los trabajadores.
  2. Limitar las tareas pesadas que requieran un gasto energético elevado. Si es posible, proporcionar ayudas mecánicas para la manipulación de cargas.
  3. Proporcionar agua potable en las proximidades de los puestos de trabajo.
  4. Habilitar zonas de sombra o locales con aire acondicionado para el descanso de los trabajadores.
  5. Instalar ventiladores, equipos de climatización, persianas, estores y toldos para disminuir la temperatura en caso de locales cerrados.
  6. Limitar el tiempo o la intensidad de la exposición, haciendo rotaciones de tarea siempre que haya sitios con menor exposición que lo permitan.
  7. Planificar las tareas más pesadas en las horas de menos calor, adaptando, si es necesario, los horarios de trabajo.
  8. Considerar que es necesario un periodo de 7 a 15 días para que el trabajador se aclimate al calor. Cuando se deja de trabajar en condiciones calurosas durante periodos como las vacaciones o bajas laborales, es necesario volver a aclimatarse al incorporarse de nuevo al trabajo.
  9. Aumentar la frecuencia de las pausas de recuperación (cada hora, por ejemplo)
  10. Permitir al trabajador, en la medida de lo posible, adaptar su propio ritmo de trabajo.
  11. Procurar vestir con ropas amplias, de tejido ligero y colores claros. Proteger la cabeza con gorra o sombrero.
  12. Evitar el trabajo individual, favoreciendo el trabajo en equipo para facilitar la supervisión mutua de los trabajadores.
  13. Informar a los trabajadores sobre los riesgos relacionados con el calor, sus efectos y las medidas preventivas y de primeros auxilios que hay que adoptar.

Actuación en caso de un golpe de calor

  1. Colocar al trabajador en una zona a la sombra y en un ambiente frío, a ser posible.
  2. Debe desvestirse al trabajador y se recomiendan duchas con agua fría (15-18ºC). No debe utilizarse agua más fría de 15ºC, ya que se produciría una disminución de la pérdida del calor, debido a una constricción de los vasos sanguíneos cutáneos.
  3. Si el trabajador está consciente, suministrarle agua fría para beber. Si está inconsciente, colocarlo en posición recostado sobre un lateral de su cuerpo, con la cabeza ligeramente ladeada, el brazo inferior atrás, extendido, el superior flexionado hacia adelante y arriba y las piernas flexionadas, más la superior que la inferior.
  4. Otra posibilidad es cubrir el cuerpo con toallas húmedas, cambiándolas con frecuencia y, preferiblemente, en combinación con un ventilador eléctrico o un dispositivo similar, para que la temperatura del cuerpo disminuya algo más.
  5. Contacte con un médico y, si es posible, lleve al paciente al hospital lo más pronto posible. A menudo, una persona que sufre un golpe de calor puede precisar oxígeno, administración de suero por vía intravenosa y, algunas veces, medicación adecuada.

Autora: María Peñahora García Sanz (CNNT)

Certificados de Profesionalidad y experiencia

16/04/12

En el último año se han publicado varios Reales Decretos, por los que se establecen Certificados de Profesionalidad de la familia profesional de Seguridad y Medio Ambiente o por los que se complementa el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales, mediante el establecimiento de cualificaciones profesionales de la misma familia profesional. 

La normativa más reciente sobre estos Certificados de Profesionalidad es la siguiente: Real Decreto 720/2011, de 20 de mayo; Real Decreto 1031/2011, de 15 de julio; Real Decreto 1037/2011, de 15 de julio y Real Decreto 1536/2011, de 31 de octubre.

No obstante, a pesar de que tradicionalmente la competencia profesional de una persona sólo se podía acreditar oficialmente a través de un título, hay que tener en cuenta que la normativa permite que los aprendizajes también se puedan adquirir en las actividades formativas no regladas, mediante la experiencia debida a la práctica profesional. Así lo contempla la Ley Orgánica 5/2002, de 19 de junio, de las Cualificaciones y de la Formación Profesional, en su artículo 8, estableciendo que el reconocimiento de las competencias profesionales adquiridas a través de la experiencia laboral se acreditarán y se evaluarán, con la finalidad de obtener el título de formación profesional o el certificado de profesionalidad correspondiente. La finalidad de esta normativa es la de facilitar la empleabilidad y la movilidad, fomentar el aprendizaje a lo largo de la vida y favorecer la cohesión social, especialmente de aquellos colectivos que carecen de una cualificación reconocida.

Posteriormente, el Real Decreto 1224/2009,  de  17  de  julio, de reconocimiento de las competencias profesionales adquiridas por experiencia laboral, especifica con más precisión el procedimiento y los requisitos para la evaluación y acreditación de estas competencias. Los requisitos que se deben cumplir según esta normativa son las de justificar al menos 3 años de experiencia laboral, con un mínimo de 2.000 horas trabajadas en total en los últimos 10 años transcurridos antes de realizarse la convocatoria del procedimiento de evaluación. Para las unidades de competencia de nivel I*, se requerirán 2 años de experiencia laboral con un mínimo de 1.200 horas trabajadas en total. La última normativa publicada sobre el tema es el  Real Decreto 1147/2011, de 29 de julio, por el que se establece la ordenación general de la formación profesional del sistema educativo y que regula, entre otras cosas, la exención total o parcial del módulo profesional de formación en centros de trabajo por su correspondencia con la experiencia laboral, siempre que se acredite una experiencia laboral a tiempo completo de un año. (art. 39.1).

* De los cinco niveles de cualificación existentes en relación con las 26 Familias Profesionales, el Nivel 1 corresponde a: “Competencias en un conjunto reducido de actividades simples, dentro de procesos normalizados. Conocimientos y capacidades limitados”. El cuadro correspondiente a los diferentes niveles de cualificación en relación con las Familias Profesionales se puede consultar en este enlace. (apartado 3.2).

Fuente: INSHT